lunes, 24 de septiembre de 2007

EL CANTAR DE FRAY TOBÍAS


Un frailecillo pachón
que se llama fray Tobías,
me recibió con tal lustre,
cantando por alegrías,
que sorprendió al que acudía
a limpiar sus porquerías.

Bajo, gordo y sonrosado,
así es el fray Tobías,
con papada de manteca,
con tetillas ya caídas,
con barriga lechoncera
y piernas entumecidas.

Con faldones muy colgones,
con las manos siempre frías,
con la sonrisa de santo,
con las miradas aún pías.
Así es el buen asceta…
¡cotilla como marías!

Ayer se llamaba Juan,
hoy se llama fray Tobías.
Se encarga de buenos caldos,
de palmitos y agonías
y te perdona diciendo…
¡por palmas y bulerías!
= = =
Chechu Arroyo
copyright Chechu Arroyo ©

4 comentarios:

nenuca dijo...

seguro que esta nueva ventana te dará oportunidad para hacer lo que tanto te gusta y que tan bien haces, quién sabe si alguna sorpresa agradable te pueda deparar, el tiempo lo dirá...

mientras te seguiré fielmente

nenuca

Chechu Arroyo dijo...

No sigas, no sigas, que me lo creo. Me apetecería tanto que tuvieras razón...

Gracias amigüita.

Shikilla dijo...

Qué manera más festiva de perdonar, por palmas y bulerías!

Saluditos

Chechu Arroyo dijo...

jejeje. Así es. Para que veas que todo está relacionado con la "bondad de las almas".

Gracias Shikilla.