miércoles, 2 de abril de 2008

OCRE TIERRA


Producimos a esta tierra loca
sin evitar nuestros derroches,
¿qué hacemos?
no pensamos en el hijo
que vendrá de nuestro cuerpo,
después tierra.
¿Será el último homicida de la madre?
siempre miembro de una ocre borrachera.


Chechu Arroyo
copyright Chechu Arroyo ©

18 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

y que verdad, pero así es el ser humano, autodestructor.

Un abrazo

martona dijo...

CHECHU
El ser humano es asi, destruye lo que le da vida.Que mundo estamos dejando a nuestros hijos...solo espero que ellos sean mas responsables que nosotros y nos puedan dar una lección de coherencia para con la madre tierra.
petonicos, dolços i tendres, sempre.

Maribel Sánchez dijo...

Es que somos crueles y destructores por naturaleza, cuando nos demos cuenta de lo que estamos haciendo va a ser tarde para poner remedio.

Chechu, un besazo enorme

Amanecer dijo...

Y hasta cuando dejaremos de ser destructores de nuestra madre tierra.

Besos y muchos màs

María Narro dijo...

creo que no somos conscientes del mal que estamos haciendo, o sí pero no de sus consecuencias.

un beso.

Lucas A. dijo...

De la madre, del padre y de todo el que se plante delante.

gaia56 dijo...

no somos solidarios con los que vendrán después de nosotros, vivimos como si no fuéramos finitos, abusamos... menos que la tierra se defiende y de vez en cuando nos pone en nuestro sitio.
un beso.

Julio Castelló dijo...

A veces uno no sabe si el hombre evoluciona o involuciona...
Todos hemos de dar esta batalla.

El Viento dijo...

Ocre nuestro desamor por ella.

Un beso, Chechu

Chechu Arroyo dijo...

Sandra:
Deberíamos aprender a CUIDARNOS, ya que cuidar la tierra es conservarnos.
Un besazo.

Martona:
No lo se. Si me asomo a la terraza veo que muchos adolescentes no saben que es una papelera.
Un beso.

Maribel:
¿No es la literatura una forma de llegar? ¿Qué esperamos?
Besos gordos.

Amanecer:
Menos mal que, una vez muertos, al menos, somos fertilizante.
Un beso.

María:
Hablemos de ello, escribamos sobre ello.
Besos.

Lucas:
Jugamos con una sola baraja...
Un abrazo amiguete.

Gaia:
Crueles, eso somos.
Saludos con tinta.

Julio:
Parece que estamos de paso y, aunque así sea, nuestros hijos también lo estarán. Si "jodemos" esto...
Un abrazo.

Viento:
Ocre y del oscuro.
Un beso.

Lucía dijo...

Ocre total la vamos a dejar a esa tierra que desde tu fotografía nos pide perdón y recoge en su regazo tanta vida y tanta belleza.

Somos tan ilusos los humanos...
¡Mala herencia a estos nuestros hijos, vamos dejando!

Besos grandes.

A.Querejeta dijo...

El ser humano
no puede soportar la vida.
Pero tampoco
Puede
pensar en la muerte.

Shikilla dijo...

Parece que siempre olvidamos que este entorno donde vivimos, donde estamos de paso, que destruimos, no es nuestro.

Algún día las generaciones que nos sigan nos echarán en cara nuestro paso destructivo por el planeta, espero que antes de eso pongamos remedio a tamaño error.

Tus palabras como siempre como un dardo que acierta en la diana, la imagen bellísima también.

Vicky dijo...

Profundas y sabias letras... cuanta razón llevan....
Un abrazo

Malena dijo...

Son contundentes tus palabras Chechu. Contundentes y amargas como el ser humano con la tierra.

Un beso.

Moony dijo...

Alguna vez se cobrará factura. Y cuando ya no quede nadie que la explote, ella sola y poco a poco, resurgirá.
Lo malo es que eso llevará a que aparezca otra especie que iniciará el mismo camino que nosotros.
Pero, no importa.
Ella quedará siempre.

Un beso enorme.

Chechu Arroyo dijo...

Lucia:
Hay que poner freno a tanta desidia.
Besos mil.

Querejeta:
Soportemos nuestra responsabilidad.
Un abrazo.

Shikilla:
Ya hay voces que "nos culpan" de este inicio de destrucción. ¿Nos ponemos las pilas?
Un besazo.

Vicky y Malena:
Reales, tan solo eso.
Besos.

Moony:
Si, si, pero da un miedo...
Un beso.

Caminarsingluten dijo...

Que razón tienes, estamos destruzando el préstamo de nuestros hijos.

Un abrazo.

Ana y Víctor.