miércoles, 21 de mayo de 2008

SUICIDIO DE UNA OLA


¡Cansada!
sin puerto, ni referencia.
¡Deprimida!
viajas sin marinería.
¡Desnuda!
como risco sin gaviota.
¡Apagada!
sin farolillos ni lunas.
¡Rendida!
dejándote llevar por la corriente.
Eres tú, acaso, la que empuja
o dejas, sosegada, al envite de los vientos.

Te veo desde el viejo faro,
ocupado por aromas a salitre,
alcanzar los salientes poderosos
de este mundo, de este extremo.
Llegas ola, a pisar blancas arenas
donde dejas que tus uñas se retraigan
a los guijos que te esconden cual esponjas
y te absorbe, como alma, dicha arena.

Se ha cumplido tu deseo y esperanza,
has teñido de dolor la marejada
enojando al marino enamorado
de tu espuma, de tu sal, de tu bonanza.
Chechu Arroyo
copyright Chechu Arroyo ©

13 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

una oda a la fuerza marítima, una alegoria de la vida, pues así es la vida, como una ola, (ya lo decía Rocio) aunque esta la comparaba al amor, y la vida y el amor siempre van de la mno ¿no?

un abrazo

gaia56 dijo...

mmmmm... suicidio de una ola, es curioso que para mi las olas siempre tienen el sentidop positivo de recomenzar de nuevo, de renovarse constantemente.
Tu poema tiene fuerza.
Saludos.

Amanecer dijo...

Siempre he pensado que la ola es, como la vida misma, que esta en constante movimiento.

Hermoso y melancòlico poema!

Besos y muchos màs.

Chechu Arroyo dijo...

Sandra:
Vida sin amor es como poema sin lector... nada de nada.
Un beso guapi.

Gaia:
Como verás, depende del momento que la miras.
Un beso.

Amanecer:
En esa melancolía, en esa.
Un beso.

Sibyla dijo...

Preciosa descripción
de la energía y torrente
del mar
en balanceo constante...

Muy bonita Chechu!

Un abrazo:)

Lucía dijo...

La vida y el amor como esa ola.
Puede llegar y besar la playa o ser dolor en el marinero.
Cuenta el sentimiento con el que se percibe.
Pero siempre las olas llevan una gran fuerza, que me cautivó, y quizás algo de mágicas, cuando nos tocan.
Besazos.

Moony dijo...

Ojalá haya olas juguetonas y alegres también. De las que juegan a hacer cosquillas a la orilla y que acercan a los marineros a puerto :D

Pero, todo depende del momento ¿si?

Un besazo,Chechu.

Shikilla dijo...

Las olas son todo un símbolo, el mar siempre es un buen motivo de inspiración, precioso poema, Chechu.

He abierto un nuevo blog para recopilar los mios, antiguos y nuevos, en http://poemasdeshikilla.blogspot.com

¡ya ves qué original el nombre!

Un beso

Caminarsingluten dijo...

El mar, las olas, los faros, todo ello nos hacen pensar, pero tú no solo piensas en ello, sino que lo expresas maravillosamente en tu poema.

Un abrazo.

Ana y Víctor.

Chechu Arroyo dijo...

Sibyla:
Las olas son como los episodios de nuestra vida. Siempre llegan a la orilla, parte se queda sepultada y otra parte regresa a sus raíces con nuevos aires.
Besos.

Lucía:
Es una fuerza constante de energía, para bien o para mal.
Besos mil.

Moony:
Siempre llegan esas olas y ¿sabes una cosa? son las que se quedan en el interior.
Un beso.

Shiki:
Cojo me quedo si me quitan el mar y sin andar si me quitan la montaña.
¿Te has decidido? Plas, plas, plas, plas. Ahora te veo y te acerco a mi blog.
Besazo.

Pareja:
Olas y faros... ¿perfecto matrimonio?
Besos y abrazos.

Terly dijo...

Precioso poema, Chechu y bonito tema.
¿Cuántos secretos del mar no depositarán las olas en la arena?
¡Quién supiera leerlas y saciarse de los misterios y secretos que el mar encierra?
Un abrazo, Chechu.

Chechu Arroyo dijo...

Terly:
Tantos misterios...
Besos.

El éxodo dijo...

Estoy con gaia; el suicidio de una ola sólo puede quedar, como mucho, en tentativa. Quizá por eso, a pesar de lo que dicen de que estamos compuesto en un alto porcentaje de agua, nuestra esencia es de arena. O de un reloj de sol bajo tormentas eternas.

Abrazos