viernes, 1 de agosto de 2008

COMO DECIRTE QUE ME GUSTAN LAS MUJERES


¡Te has confundido!
caballero de alto plumero
o de fina pluma.
¡Te has confundido! ¡hombre, por dios!
no has dado ni una.

No soy yo de armario salido
y no es que me importe,
¡en absoluto! Lo que siento
es que te creas, que por poemas
de dulce aroma,
pienses sincero que a mi persona
le gusta el hombre como pareja.

¡Ojo! que no es queja,
solo respeto en... sobre aviso,
para que no sigas con ese guiso,
que sin servicio…
¡nunca hay cocina!

Lo que me gusta son las mujeres
y, en especial, me como a una,
¡mal estaría!
sentir que toda esta armonía
no es dedicada, llena de espuma,
a la que es madre de mi simiente
y compañera, espero, hasta la muerte.

Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

12 comentarios:

Martona dijo...

CHECHU
Que alegria haberte recuperado de nuevo.
Se me perdio parte de la informacion del Pc, y alguna informaccion eran solo numeros.
Ahora mismo te agrego de nuevo.
La poesia...como decirte que a mi me gustas tu....como poeta!!!!!!

petonicos, sempre.

Merce dijo...

Yo creo que como lo has dicho está muy bien dicho...

cynthia dijo...

Me divertio mucho el poema.. entre rimas y dichos.. muy entretenido...

besos..!!! =)

Sara dijo...

Simplemente preciosa, cálida, entrañable, por todo su contenido y sentimientos.
Un abrazo

Jesús Arroyo dijo...

En puertas del fin de semana... Descanso, paz, terracita de verano por la noche y, claro está, cervecita muy fría.
Besos a las cuatro.

Miguel Schweiz dijo...

Jajaja Chechu... qué cabreo hombre :))) No quiero ni imaginar cómo se ha producido.

Es que para mí tienes razón, así como los homosexuales, hombres y mujeres, marcan unas pautas para identificarse, los héteros también tenemos que hacerlo.

Es que como dices a nivel de pareja pues a uno le atre poderosamente la mujer, las demás relaciones, normales. Eso nos lleva a dejar señales lógicas, ya sean tanto los homos como los héteros.

Un abrazo amigo y no entiendo quién puede confundirte, es que muchas veces la sensibilidad se encasilla y se la coloca como parte de un sexo y no es así, las sensibilidad es humana y cada individuo la refleja a su manera.

Noray dijo...

Y a quién le importa
si uno es de armario,
de mesa o de silla,
lo que importa
es el ser humano,
mujer u hombre,
su sensibilidad,
sus emociones,
su voz,
su palabra,
su poesía.

Un abrazo

Lucía dijo...

¡¡Estoy en casa!!
Ya sabes donde.
Aisss, no se te puede dejar sólo.
Pero...¿ a quién le importa?.
Si el sentimiento no lleva bandera.
Fina y divertida manera de dejar claras las posturas:)
Miles de besazos.

Amanecer dijo...

Muy buen poema Jesùs, siempre es importante, dejar claro los malos entendidos, y lo que nos gusta.

Me encantan tus caminos de tinta...(Tu poesìa).

Besos y muchos màs.

Jesús Arroyo dijo...

Mi respeto por todo aquel que no se salte las normas de educación, de "convivencia" y de respeto (valga la redundancia) son palpables. Lo que no debo permitir, por el bien del confundido, son, precisamente, esos errores por su parte.

Besos y abrazos.

Olga dijo...

jajaja, una manera muy elegante de aclarar esa cuestión xD
aunque también es divertido dejar al confundido en su confusión y que piense lo que quiera xDD

Carver dijo...

Un poema muy aclaratorio diría, directo y sin ambigüedades. Creo que yo también viví una situación parecida hace ya tiempos, pero no hay nada como las palabras amables para dejar clara cualquier confusión.

un abrazo