viernes, 8 de mayo de 2009

ENTRE ALUMNO Y PROFESOR


¿Es usted aquel maestro
que música y literatura
daba con tanto apresto?

Yo fui aquel hombre joven
que recitaba a Quevedo
escuchando a van Beethoven.

Entonces estoy en lo cierto,
por su porte lo he sabido.
Abráceme usted ¡maestro!

Le abrazaría buen hombre,
pero prefiero un buen pan
que… abrazos no sana el hambre.

¿No come usted, profesor?
Si pupilos tenía a cientos
¿cómo ha llegado a este horror?


Eres joven y arrojado,
tendrás tiempo de vivir
y… tú mismo comprobarlo.

Soy como usted, profesor.
Amante de Strauss, del padre
y escritor de prosa y verso.

Hazte rufián, buen poeta
y sigue aprendiendo de mí.
Hoy soy un anacoreta
.

Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

14 comentarios:

Sara dijo...

Me llega muy de cerca!!!!muy de cerca!!!!pá quitarse el sombrero ante usted,Don Jesús Arroyo, gran maestro!!!!gran poeta, que bonitas reflexiones y sentimientos me trasmites hoy con tu tinta fresquita.
Que gustazo ser la primera en decirte bravo, bravisimo.
Disfruta del finde amigo.
Abrazote

Emilio dijo...

¡Más cornás da el hambre, Jesús!

Precioso.

Lucía dijo...

Fíjate la manera de evolucionar.
Joven y arrojado en la vida y alguien que se la dejó, se vuelve anacoreta...
Buena lección de vida dejas a los más jóvenes. ( excluyendo lo de rufián, que por desgracia existen muchos)
Muy bonito.
Besazos mil.

roxana dijo...

Lllegar a esa simplicidad habla de una depuraciòn y resumen de vida increible, a eso se deberia llegar!! Las cosas son tan simples, luego de complicarlas para encontrar sentido a la vida! y volver al comienzo de ellas, simplicidad!
Un abrazo y buen fin de semana!

Esmeralda Martí dijo...

Simpático poema. ¿Qué es un profe de literatura más que un pobre anacoreta???
Pues sí, el oficio de maestro nos lleva a ésto. Pero....!qué bonito diálogo! Además, el alumno lo recuerda, recuerda lo que le enseñó. Eso es una maravilla, ¿no?
Besos desde Asturias

Sakkarah dijo...

Muy bonita poesía. La vida da muchas vueltas...

Un beso.

Terly dijo...

La enseñanza, la literatura, poesía, música, pintura, etc. son alimentos del alma, pero nunca lo han sido del cuerpo. ¡Cuántos buenos profesores y artistas (no los de la SGAE) termian su vida en la mas triste miseria.
Un abrazo.

DAISY dijo...

pos vaya esperanza de vida que me dejas jolines!! qué lástima me da!! un beso!!

Shikilla dijo...

Me temo, amigo Jesús, que las letras no alimentan nada más que si van en la sopa, y ni aún así, que para que alimentaran deberían llevar algo más. Lo que al espíritu alimenta lamentablemente no alimenta igual al cuerpo.

Mar dijo...

Hermoso diálogo entre maestro y alumno.

Llegan al alma tus palabras y hacen reflexionar.

¡Un saludo!

Jesús Arroyo dijo...

Sara:
¿Don? Don sin din, co... en latín. jeje.
Cuantos maestros habrán terminado así sus días. ¿Qué nos espera?
Besos, guapa de las guapas.

Emilio:
Pozí. También es una asignatura de la mejor escuela.
Un abrazote.

Lucía:
La vida, dicen, es una montaña rusa. Sube despacito y baja a toda leche con la sensación, siempre, de estrellarte. Algunas veces... descarrila.
Besos mil.

Roxana:
Cieto, muchas veces nos la complicamos solitos. ¿De que sirve si el fin es el mismo?
Besos.

Esmeralda:
El alumno debe recordar ¿verdad? Durante muchos años me he dedicado a la formación comercial y era un verdadero placer ver a tus "ex" superarte.
Un beso.

Sakkarah:
Muchas. A veces la rueda sigue en su eje, otras... se sale disparaa.
Besazos.

Terly:
Muy bueno lo entreparéntesis.
Yo diría que cuantos AMANTES de estas disciplinas han estado olvidados cuando mas podían mostrar.
Un abrazo, amiguete.

Daisy:
No, no.
Querida maestra, ama a tus alumnos porque son los que seguirán caminando y nunca te salgas del sendero. Siempre habrá un cuellicorto de ayer que te recuerde y te abrace ¡siempre!
Asi que.. ¡ya sabes!
Besos cien.

Shikilla:
Solo alimentan si llega "Planeta" jejej.
Un besazo enorme.

Mar:
Si fueramos capaces de acordarnos de nuestros maestros... les devolveríamos, al menos, una micra de tanto que nos han regalado.
Saludos.

azpeitia dijo...

Muy bueno...un abrazo de azpeitia

Tesa dijo...

Y como sigan reformando la enseñanza, eliminando las humanidades, ya no habrá profesores poetas ni alumnos que hablen de música, que escriban o reciten versos, que se emocionen con el arte. Qué penita.

Un verso con rima a la antigua me ha parecido, pero tan actual que da yuyu.

Tú sigue escribiendo, que ya te daremos pan si hace falta. Muchos besos.

Jesús Arroyo dijo...

Azpeitia:
Gracias, buen hombre.
Un abrazo.

Tesa:
Te cojo la palabra.
Besazos.