lunes, 11 de enero de 2010

CAUTIVOS


A oscuras va surgiendo rojo hilo
para cobijarse bajo el brillo de un farol amarillento.
Es la muerte que pasa como el castigo
que dan dineros de unos viles asesinos.
Solo los bolsillos cubren sus mansiones
con matones, pobres hombres bajo sueldo;
mientras, en los portales de mi barrio,
sin razones, mueren olvidados
los muchachos que en mi escuela
cantaban a coro glorias y libertades.
Hoy he visto ajusticiado al vicioso
que ha matado al inocente bajo el farol amarillento.
Mañana, antes de que la golondrina rase el primer vuelo,
acudirá a su palacio, sin acordarse
de la cantidad de afluentes rojos, sangre,
que ha vertido en ríos de soledades.
Mirará a sus hijos mientras los nuestros,
cautivos, no salen de su cárcel.

Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

23 comentarios:

anabel dijo...

Me estremece tu poema, aunque lo leo y releo y no consigo estar segura de su sentido real.
No importa, vislumbro, atisbo parte de su significado, de ese miedo que a todos nos acecha y nos hace cautivos.
Un abrazo.

DAISY dijo...

muy bonito el poema, sí, preciosooo!!!! te dejo solo besos (a secas), jajaj, bye!!

Malena dijo...

Mi querido Jesús: Hay personas que han nacido con el triste don de no tener conciencia o quizá ...¿la ahogan con el dinero? De una u otra forma, ellos no son los desfavorecidos.

Duro pero real poema.

Mil besos y mil rosas.

Luisa Arellano dijo...

Tristeza a raudales y desesperación en este poema... Será el exceso de lluvia?


Besos

MTeresa dijo...

Palabras de denuncia
en versos trsites,
la muerte es para algunos
su modus vivendi,
o sea
que viven a costa de la
vida de los demás.
Sigue así, amigo

Elsa dijo...

Leo en tu duro poema el dolor por la destrucción de tantas vidas de hijos adolescentes, de jóvenes... que envenenan su sangre mientras quienes se enriquecen levantan sus castillos a costa de la muerte. Son pocos, Jesús, quienes pagan por ello. Son muchos más quienes saben dónde y cómo acabar con esa lacra que aguarda en las esquinas.

Un besazo.

Paloma Corrales dijo...

Qué saben los asesinos de la conciencia, qué saben de las vidas que desgarran...

Qué duro Jesús.

Besos.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

hoy tus versos manan rabia, impotencia y tristeza; lo has sabido transmitir
besos hasta que te canses

Noray dijo...

Este poema es uno de los que más me han gustado de todos cuantos te he leído. Es desgarrado y demasiado triste, pero está rebosante de belleza.

Sí querido amigo, en cierto modo, al final y en la más absoluta soledad, sólo somos cautivos.


Un fuerte abrazo

Shikilla dijo...

Una triste verdad que grita su impotencia desde callejones, esquinas, portales...

La libertad, para quien elije esos caminos, se queda tan solo en un canto de juventud.

El dinero tampoco acalla las conciencias, tarde o temprano elevan su grito desgarrador, o al menos eso debería pasar, sería justo.

Terly dijo...

Me has dejado con el corazón encogido, querido Jesús.
Es un poema de una belleza tal que la dureza de su contenido se confunde con un dulce cántico.

Amanecer dijo...

Jesùs, entreveo en tu poema, tristeza y dolor que te embarga, y te cautiva.

Hasta tus denuncias son una belleza, y ademàs lo haces con una elegancia, còmo solo usted lo sabe hacer!

Besos y muchos màs.

Jesús Arroyo dijo...

Anabel:
Galopes asesinos por la sangre inocente. Mientras tanto...
Besos.

Daisy:
Eh! A currar que ya no hay copos.
Besos quinientos.

Malena:
No sé si han nacido o se han formado ¡no lo sé!
Besazos.

ROCIO dijo...

Asi es, real aunque nos parezca duro y lo peor es que no hay asomo de solución.

Un abrazote.

Rocío

Jesús Arroyo dijo...

Luisa:
Será el exceso de malnacidos, aunque, tal vez, sea el mal tiempo el que me haga pensar en ello.
Un besazo.

M Teresa:
Y yo creo que se hace poco por terminar con ellos... Es una impresión.
Un beso.

Elsa:
Pagan por ello los que un día, por aquello del "dame y veremos que me ocurre", terminan en un nicho y sus cercanos llorando impotencia.
Un beso muy especial, querida amiga.

Paloma:
¡Lo saben! pero prefieren mansiones de mármol y gorilas dentro de su jaula.
Besetes.

Cantalapiedra:
No pienso cansarme ¡qué lo sepas!
Besazos, guapa.

Noray:
Es tema tan real que, aunque pasado, siguen estando presente.
A "Cautivos" y otros poemas de similar temática les tengo un especial cariño.
Fuerte abrazo, amiguete.

Shikilla:
Creo que la base para que esto no ocurra ha de estar en casa, desde la cuna. ¿Le añadimos ley, orden, justicia? Venga y "bloqueos" inmediatos a los gobiernos (no a los países) que siguen llenándose las arcas gracias al polvo blanco.
Besazos, guapi.

Terly:
Mi intención es denuncia, pero se mezcla con los sentimientos ¡qué le vamos a hacer!
Un abrazos.

Amanecer:
LO he dicho muchas veces... Me sacáis los colores, jejeje.
Besazos.

Jesús Arroyo dijo...

Rocío:
Ya sabes! ¿Quieren hacerlo? ¿Interesa hacerlo?
Besazos.

Marisa dijo...

Una lacra que se nutre
con sangre de inocentes.
Me temo que aún no se
vislumbra el final, seguirán
las víctimas cautivas de ese mal
que le acecha en las esquinas.

Un bello poema con duro significado.

Un abrazo

Lucía dijo...

No por duro, deja de ser un bello poema, amigo mío.

La impotencia, la rabia, todo se acumula en las manos, que sólo pueden denunciar en versos.

Junto a ti...
Besazos mil

Jesús Arroyo dijo...

Marisa:
Mientras no se elimine desde su base...
Un beso.

Lucía:
Van quedando en el camino
delgados cuerpos carcomidos,
engordan cerdos en corrales
de oro-mármol, billete y tiro.
Besos mil.

Sara dijo...

Es precioso, real, cotidiano, ,cercano, es la vida misma,
...es esa puñetera creación de necesidades ficticias, y mientras....medio mundo se muere de hambre, el otro medio vive en la opulencia en el más escandaloso vicio.
Me ha gustado mucho, especialmente leer hoy, en tus caminos de tinta.
Un cálido abrazote amigo Jesús

Anusky66 dijo...

Jesus he pasado para agradecerte la visita a mi blog y me he encontrado con un poema muy triste ,pero también muy hermoso ,por lo que estoy segura que repetiré .
Un beso

Gala dijo...

Que triste por lo real de tus letras.

Y esas muertes seguiran bajo ese farol amarillo.
Muy buen poema.

Un beso

Jesús Arroyo dijo...

Sara:
Con las cosas que me dices... uno se anima a seguir escribiendo por triste que llegue la musa.
Besos, guapa.

Anusky:
Gracias a ti. Estaremos conectados.
Besos.

Gala:
Seguirán por mucho que se haga desde la calle.
Besos.