martes, 4 de mayo de 2010

LA VENTANA DE VICÁLVARO - AÑO 1988


¿Recuerdas aquella ventana de hierro rojo
por aguas y humedad del olvido?

¿Recuerdas el mercado?
Abierta la ventana de hierro rojo
por aguas y humedad del olvido
se vestía de colores los sábados por la mañana.

Era mercado de voces gitanas a primera hora,
motor encendido de furgoneta pagada al contado
y carreras de churumbeles con mocos y sudor seco.
Camarón, el imprudente, pasaba al dormitorio
.......................................................sin permiso.

Era mercado de despertares en sábados mojados
por lunas de sexo con amor.

Si hubiéramos dormido la noche
no habríamos cerrado la ventana de hierro rojo
por aguas y humedad del olvido
para volver a repetir durante la mañana.

¿Recuerdas el domingo?
Sofá marcado por viejas zapatillas azules
bajo la ventana de color rojo,
y recordábamos comprar pintura blanca
en la ferretería bajo casa, para no hacer olvido.
Aquella ferretería de escandalosa y constante alarma.

El lunes no existía la ventana ni el óxido rojo.
Una ducha, un café con prisas, otro beso en los labios
-¡qué no faltara!-
y, al bajar la escalera,
un yonqui con sonrisa dulce, ya sin cabalgadura,
esperaba al juez de guardia.

Nos acordábamos entonces de cerrar la ventana.




Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

38 comentarios:

La Solateras dijo...

Muy evocadora y sensual esta acuarela.

Un beso

Fernando dijo...

Muy atrayente poesía, memoria de las cosas y de los momentos. Ahora me acabo de dar cuenta de que, en el fondo, eres un gran sentimental. Un abrazo.

Lucía dijo...

Bella ventana preñada de recuerdos. Vivencias de un tiempo todavía cercano.

Muy hermoso y entrañable, Chechu, el poema de hoy.

Besazos mil.

Anónimo dijo...

Jesucristo te ama.

Emilio Porta dijo...

Me doy por muy felicitado con tu amistad, Jesús...Esta buena relación epistolar abierta que mantenemos...no soy muy de cumplimentos...ni aniversarios: no celebro acontecimientos...ni fechas personales...así que, conmigo cumplido - y con creces - estás. Gracias por tus líneas y felicitación por el Blas de Otero. Quedan ocultas, pues ya hemos hablado mucho de mí...y toca hablar de Literatura, y ahora de ventanas, esas que, cuando las puertas recogen las ideologías, hacen que, a su través, salgan las ideas, como dice el proverbio.

Como me gusta que nuestros blogs se interaccionen, aprovecho, además de felicitarte por tu poema, para sugerir a todos los amigos que se pasen por el blog de Enrique Gracia, el blog primero (linkeado en su blog de Escritores en Red, con un enlace en una línea arriba)y sepan de qué va la vaina con algunos politicos que bailan el minué mientras hay más de cuatro millones de parados...y el mundo vive la angustía del dolor y la injusticia. La entrada se llama El Senado de Babel...y es muy ilustrativa. Dada tu amistad y admiración por Enrique, que es también algo que compartimos, supongo que te encantará que haga esta llamada de atención en tu blog.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿Y esa entrada del anónimo? Vaya...con lo del nombre...se te ha colado una secta...Es un nombre bonito y yo, personalmente, no tengo nada contra el profeta galileo...pero, la verdad, no creo que te ame. Bueno, él, quizás sí, desde su dudoso lugar (?) en la Historia, pero su Padre deja mucho que desear con respecto a la idea de amor a la Humanidad. Perdón si molesto a alguien. Personalmente me parece que la doctrina, en algunas cosas, es hermosa. Y hay buena gente poniéndola en práctica en misiones en el mundo.
Sobre los "detentadores" del poder eclesial...corramos un tupido velo. Y no te digo nada de todos esos que van diciendo que Jesucristo te ama...que te conviertas...que si el Apocalipsis...en fin. Tiene su gracia la aparición del mensaje porque al menos me deja explayarme sobre el tema.

David Nihalat

Noray dijo...

Esos paisajes son los que llevamos eternamente pintados en nuestra memoria.



Un fuerte abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Solateras:
... pintada con un solitario color.
Besos.

Fernando:
¿Sentimetal yo?
Uy! si me has hecho llorar... ¡qué cosas!
Un abrazote.

Lucía:
A finales de los 80, este barrio, como otros muchos, era así.
Besos mil.

Anónimo:
¿Afirmas que me ama y no dices tu nombre? Entonces... ¿es que le conoces y te lo ha dicho? Pues tengo que reconocer que me dejas en ascuas porque a uno le gusta que le quieran, pero claro, si ese amante lleva muerto más de dos mil años, se me ponen los pelos como escarpias.

Emilio:
Tardo en pasar por el hogar de Enrique el mismo tiempo que tardo en responderte.
Me parece que será divertido. Vamos, que apuesto a ganador.
Abrazos.

David:
Pues ya ves, que para todos hay en la "viña del señor" (para algunos "Señor").
Creo que cuando se lo cuente a, como dice Rafael Soler, mi Santa, se va a mosquear un poquito, no le gusta compartirrrrme.
Ese tupido velo que sea doble, porque son capaces de penetrar en sitios tan escondidos que...
Un saludo como los de José María García, cordial, cordial.

Noray:
¡Cierto! y da igual que inclemencias encuentre el tiempo, siguen fijos al lienzo.
Abrazotes.

Alejandro dijo...

Amigo Jesús, has pintado con palabras tu ventana. La ventana de rojo por donde he visto, allá lejos, evocaciones de otros tiempos. Tu poema es una crónica del pasado con colores actuales. Un abrazo.

DAISY dijo...

qué arte el tuyo por dioss!!! vidas, vidas!! llenas de tanto!! besazoss

Taty Cascada dijo...

Por siempre recordaré la ventana de hierro rojo, está tan bellamente descrita, que será fácil evocarla.
Mis felicitaciones.

Malena dijo...

Mi querido Jesús: Un viaje hacia atrás en el tiempo no carente de encantadora nostalgia que a veces puede hacer suspirar.

Mil besos y mil rosas.

carmen jiménez dijo...

Y es que cuando pasa la realidad inmediata por delante es cuando más apreciamos lo que nos pareció una simple ventana pintada de rojo o de verde, supongo que igual da el color. Es cuando vemos esos mercados llenos de colores (aquí no da igual el color), o cuando el imprudente nos recuerda lo imprudente...
Lo mejor: Los despertares de los sábados mojados......
Todavía nos queda el mercadillo de los viernes.
Un beso y hasta el jueves. Iba a decirte nos vemos en Valladolid, pero tendremos que vernos antes.
Besos.

dibusanfer dijo...

Una ventana muy bella, y el poema lleva de uno de sus lados al otro de una forma muy evocadora. Si no estuviera de por medio no sería lo mismo ¿verdad?

Rosa dijo...

Jesús, espero volverme adicta a tu ventana desde hoy. Un placer con con cierto sabor nostálgico este recorrido por otro tiempo que, a veces, parece el mismo. Que buena foto para el recuerdo

Un abrazo y mis respetos

Cuarentañera dijo...

Evocar recuerdos con colores, cálidos o apasionados, a veces neutros.
Bellos recuerdos

-Pato- dijo...

Me encantan las ventanas, y las que dejan volar poesía mucho mas.

Sigo cando vueltas por tus Caminos de Tinta.

Saludos.

Manuel dijo...

Jesús, si escribir poesia, como tú la escribes, es ayudar a los de a pie a volar, eres un maestro.

No podría haber mejor semblanza de una mañana ruidosa de mercado. ¡Y mira que las he vivido en mi barrio!.

Esta tuya, con mirada a través de la roja ventana, tiene la veracidad que avala al pueblo nómada; el calor de los besos en los labios; la sensualidad de "repetir" en medio de los ruidos de la calle.

Felicidades por decir tan bien lo que todos vemos sin saber.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

nuestra memoria está hecha de paisajes así jesús... precioso

Gala dijo...

Como nos haces asomarnos a esa ventana.
Tienes el don de hacernos vivir tus relatos.

Un beso

Paloma Corrales dijo...

Nos ha hecho a todos y a cada uno de nosotros testigos en directo de esa evocación un poco "retro" carga de lo cotidiano y entrañable. Muy bonito Jesús.

Besos.

Jesús Arroyo dijo...

Alejandro:
Ha quedado abierta para compartir aquellos momentos. Eh! todo, todo, no, pero si gran parte.
Un abrazo.

Daisy:
Eso es morirse de frio y, recuerda, la casa es de ladrillo. Aquella era la segun.
Besos setecientos.

Taty:
Ver que al compartir hay personas que reciben, le pone a uno muy contento.
saludos.

Malena:
Muchos suspiros entonces, distintos a los de hoy, pero muchos suspiros.
Besazos.

Carmen:
¡Qué no! que la ventana no estaba pintada, que el rojo era oxido.
El mercado si tenía colores ¡si! y los sábados... uy, los sábados.
Nos vemos mañana para ir a Valladolid.
Besos, amiga mía.

Pedro:
¡Cierto! testigo de tanto...
Un abrazote.

Rosa:
¡Qué alegría tenerte por estos lares!
No te hagas muy adicta, las drogas, aunque sean literarias, no son buenas ¿no? Bueno, sí, que coñe; drogas, sexo y rock & roll.
Muchos besos.

Cuarentañera:
Pintar sus lienzos, eso se intenta.
Besos.

Pato:
Estás en tu casa.
Saludos.

Manuel:
Y yo diciendo a cierta personita eso de drogas, sexo y rock & roll... No sigas así que me sonrojo ¡joé!
Un placer tenerte en este camino.
Un abrazote.

Cantalapiedra:
Luego las ventanas las cierran los niños, pero mientras tanto...
Besazos.

Gala:
No la cierro, con personas asomadas como tu...¡da gusto!
Besos.

Paloma:
Es un placer compartir aquello con vosotros.
Besazos.

Jorge Torres Daudet dijo...

No creo que sean difíciles de recordar esos coloridos recuerdos, nostálgicos de amor estrenado y reciente convivencia.
Esa ventana, sin colarme por ella, me evoca otra ventana...cómo pasa el tiempo!
Un abrazo.

Luisa Arellano dijo...

¡Ole, ole y ole! Jesús, estas viviencias en torno a la ventana de hierro rojo me han impactado ¡fenomenal!

Un lujo visitarte.

María García Zambrano dijo...

He visto esa ventana, en otro barrio, allá por los noventa, y he recordado también que había que comprar pintura para la pared desconchada...
Gracias por la puerta a la memoria, o la ventana en este caso.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Pero bueno, bueno, buenooooo.
Me iba gustando la evocación, estaba disfrutando un montón con las reiteraciones intencionadas del poema que favorecen la creación de ese clima nostálgico, de escribir memorias, de decir: ¡eh!, que estoy evocando lo que tú bien recuerdas, pero te lo digo a Tí.
Y..., ¡no podía esperarme este final! ¡no podía esperarmelo tan bueno y tan sorprendente! ¡Bravo, Jesús!
Un abrazo

Jesús Arroyo dijo...

Jorge:
Es ventana que, en la mayoría de las casas, se abría a cielo de futuro, arriesgándonos a conocernos.
Un abrazote.

Luisa:
Me alegran tus palabras, será porque con un simple óle me pongo a danzar.
Un besazo.

María:
De gracias nada. Yo soy el que tiene que agradecer por tenerte aquí.
Besitos.

Ángeles:
Van pasando "los principios" con la libertad del desconocimiento y, repentinamente, te das cuenta; la ventana hay que tenerla abierta el mayor tiempo posible, pero con la precaución de que ya no estás solo.
Bueno... si nos ha pasado a todos...
Besazos.

Sara dijo...

Me ha encantado!!!!
La de recuerdos que entran o escapan por una ventana.....
Abrazotes amigo asturianín, abrazotes.

Lembranza dijo...

Que recuerdos verdad? Cuantos sueños, ahora son la nostalgia del ayer, nostalgia de lo que se que se perdió por el camino. Pero bueno, también ganamos cosas; más añossss, mas sabiduría, mas temple para sobrevivir a las vicisitudes que nos trae la vida y con todo, poder disfrutar de esos trocitos de cielo.
El paseo de ayer por Valladolid con vosotros ha sido un puro placer.Poder escuchar a Julia, Conchi y Rocia recitar sus versos un lujo.UN abrazo desde el otro lado de la calle

Anónimo dijo...

Yo sólo quería decirte que te estás superando a ti mismo, que me alegro de ver que la inspiración no te abandona y que espero tener algún día en las manos un libro firmado por el mismísimo autor Jesús Arroyo.
No intervengo, pero te sigo.
No te pares nunca.

Ariadna

Shikilla dijo...

¡Cuantas ventanas en el recuerdo!, porque una casa es lo que hay dentro y lo que, desde sus ventanas, se ve de fuera, el bullicio, los silencios, las voces, esos ruidos que forman parte del paisaje y también impregnan los recuerdos, como los olores y sabores.

Me ha gustado mucho la evocación, la forma de escribirlo y lo que me ha traído a la memoria, también yo tuve ventanas distintas de hierro, madera, cristal, con paisajes distintos a lo largo de mi vida, y pido que siga teniéndolas.

Un besito

Jacque dijo...

Vim convidar para assistir meu vídeo novo, no Blog: """SENTIMENTOS"""
http://sentimentosjacque.blogspot.com
/

Beijo

Elena dijo...

Como pintar aveces los recuerdos de domingo y sacarlos vestidos de luces sin nostalgia, ¿como?
Seguiré leyendote para continuar aprendiendo.
Besotes

Amanєcєr dijo...

Leyendo tus recuerdos, e imaginado tu ventana de hierro rojo, me han provocado nostalgia de mi tierra.:XD
Pero tambièn me hace admirarte màs, por el amor con que escribes tus poemas. Felicidades Sr. Poeta!!

Buen domingo Jesùs!!
Besos y muchos màs.

Sibyla dijo...

Hola querido amigo:

Ando muy justa de tiempo, pero hoy encontré un hueco para colarme en tu casa, poder disfrutar como siempre de tus versos, y poder enviarte un fuerte abrazo!!!!!


Gracias por estar ahí!

:)

Jesús Arroyo dijo...

Sara:
Sí. Las ventanas son escaparates de ayer y de hoy. A veces, nos dicen del mañana.
Besazos.

Lembranza:
Cierto, cierto. Tanto temple nos da que parecemos toreros.
El placer ha sido para mi.
Repetiremos!!!
Besos desde el tres.

Ariadna:
Me alegra verte por esta, tu casa. El libro, si todo sale como esperamos, estará para Enero.
Gracias y muchos besos.
¿Todo bien?

Shikilla:
Me apunto a ese deseo.
Besazos.

Jacque:
¡Aquí estamos!

Elena:
Aunque todos aprendemos... a ti poquito, poquito se te puede enseñar. Eres un saquito de sabiduría.
Besazos.

Amanecer:
Eso es lo que hay que ponerle a los poemas; ¡amor! El resto sale y se plasma en una cuartilla.
Besos, guapa.

Sibyla:
Yo tengo que darte las gracias por tus constantes visitas.
Besazos.

Tesa dijo...

Un manera preciosa de vestir la nostalgia, de recordar los detalles.

En los momentos que nos sentimos felices todo cuenta hasta ese óxido que tiñe la ventana de rojo pasión y la conecta con el amor y el relajo de los domingos.

Me ha gustado mucho.

Besos, Jesús

Jesús Arroyo dijo...

Todo, en esta vida, está vestido.
Besazos, Tesa.