domingo, 31 de octubre de 2010

CORINTO


Desentierra la mano de mi entraña
y ábrela para ver que tengo dentro,
un motivo, corinto, como el viento,
que libera latiendo tu guadaña.

No te sientas obrera en camposanto,
has abierto la jaula, noble hazaña,
a este cuervo cargado de carroña,
jilguero ya volando con su aliento.




Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

21 comentarios:

Laura Caro dijo...

Un vuelo purificador en el aire que de puro hiere nos da -a veces- una perspectiva más amplia de las cosas.
Un abrazo, Jesús.

La Solateras dijo...

En estos días de cementerios, una hermosa mirada sobre la muerte. Así lo he percibido, no sé, con la poesía nunca se sabe.

Un beso

carmen jiménez dijo...

Supongo que se ha de estar agradecido a la mano que libera. Pero bendito el jilguero que es capaz de volar con su propio aliento.
Tu poesía parece esconder siempre algo que se escapa a mi conciencia y así, como dice Solateras, la poesía se vuelve propia.
Un abrazo compañero.

Fernando dijo...

Interpreto que ese aliento es el amor, que nos libera de lo malo que tenemos dentro, dejando a nuestro corazón volar hacia la esperanza. Un fuerte abrazo, poeta.

María García Zambrano dijo...

Y las manos que esconden tanto... y que pueden sacar tanto...
Me gusta el enigma que planteas en estos versos, que siguen resonando todavía.
Abrazo
María

Pato dijo...

Belleza de poema, justo hoy que yo he andado toda la semana pensando en jaulas y pájaros!!

Me ha gustado mucho, besos!

Shikilla dijo...

Amigo Jesús, cuando me acerco a tu casa y leo tus últimas aportaciones al arte, me siento feliz al comprobar que la Poesía sigue viva y seguirá siempre que alguien como tú sepa tocar las cuerdas de su arpa y arrancar notas como las de tus versos.

Un beso

Jesús Arroyo dijo...

Laura:
Otras veces se dobla cuando la mano se abre y sale la entraña.
Besitos.

Ana y Carmen:
Es uno de los sentidos de la poesía; lo que a cada uno nos muestra.
Besitos.

Fernando:
Es posible que así sea. Es posible que sea diferente. La muestra es lo que a cada uno nos dice.
UN fuerte abrazo.

María:
En esa mano está el misterio. Nos da, nos quita...
Besitos, guapa.

Pato:
Jaulas para pájaros???

Que la jaula sea un bosque,
que la celda mar abierto...

Shikilla:
¡Madre mía! cosas me dices, oye.
Gracias, Un besazo.

Jorge Torres Daudet dijo...

Ritmo, música y vida en lugar extraño.
Abrazos.

Emilio dijo...

¡Jesús!, Jesús, ¡qué cosas escribes!

Me desentierro un rato para saludarte y dejarte un fuerte abrazo, amigo, y a continuación me vuelvo a mis cuarteles de invierno.

Lucía dijo...

Dejemos al jilguero volar sin jaulas que retengan.

Ojalá se pudiera abrir y mirar que existe dentro.

Besazos mil, querido Chechu.

Lembranza dijo...

Ay!! que suerte tiene el jilguero. Yo también necesito tomar aliento y liberarme de muchas cosas. Un abrazo

Sara dijo...

Como pajaritos enjaulados....y las jaulas cada vez....son de metal menos noble.
Precioso este Corinto....¿será cuestión de `practicarlo?¿Tú que crees? jajajaja.

Abrazotedecisivo lleno de aire cantábrico que aún tengo conmigo, recién llegadita de LLanes.
Muacks Jesús

Valeriano dijo...

Ya también quiero salir de mi jaula-cementerio y encontrarme corinto y sin guadaña. Jilguero ser y nunca más, ni cuervo ni carroña para sentir que vuelo otra vez un nuevo viento.
Hermoso y sugerente poema, amigo,
Un abrazo
Valeriano

Terly dijo...

Saquemos del fondo de nuestras almas toda la escoria que en ella podamos tener almacenada, que el viento se la lleve lejos y una vez purificada, dotemosle de alas para volar a las alturas.
Un fuerte abrazo, amigo mío.

Manuel dijo...

Me gusta mi Jesús puesto en clave clásica.

Yo me pregunto si la metáfora acerca de la muerte siempre será aquel "correr hacia la que huye y huir de la que te acecha".

El caso es que tus versos me son cercanos en el sentimiento más íntimo que albergo sobre la muerte.

Y, por ello, gracias.

Paloma Corrales dijo...

Vaya, ¿y mi comentario?, venía a por mis besos... cachis.

Me pareció al leerlo un miedo que pugnaba por salir, que dentro se corrompía y fuera se desvanece. En cualquier caso me gustó, y sí, creo que tiene más de una lectura.


Besazo, Arroyo.

ROCIO dijo...

volar siempre tirando el lastre.

Que bueno leerte amigo.

Un besote.

Rocío

Jesús Arroyo dijo...

Jorge:
Hay otras cosas que se dicen, que no se dicen...
Un abrazo, amigo mio.

Emilio:
Que tus cuarteles sean de paz.
Un fuerte abrazo.

Lucía:
La jaula se abre con un mínimo movimiento.
Besos mil.

Lembranza:
Todo es ponerse.
Besos desde el tres.

Sara:
Todo es posible, amiga mia.
Besitos.

VAleriano:
Gracias por tu aportación, por este comentario.
Un abrazo.
PD. Tendremos que coincidir y darnos un apretón de manos.

Terly:
has rozado el sentido utilizando otras palabras.
Un abrazote.

Manuel:
De "allá pa cuando" apetece cubrir técnicas y dejar al libre con el jilguero, para que no se encarcele.
Amigo, deja las gracias para los conventos y juntemos nuestras copas en forma de libertad.
Abrazo fuerte.

Corrales:
Tienes mis besos con o sin comentario, ¡siempre!
Sin duda, tiene, al menos, dos lecturas.
Besazos enormes.

Rocio:
... y que se pose sobre la cabeza del que no lo quiera así (el lastre digo)
Un besito fuerte.

Elvira Daudet dijo...

Mi querido Jesús:

Hermoso pero tétrico te encuentro. Y eso por una simple infección! Tiene razón Ana, te ha contagiado el ambiente fúnebre de estos días. Sigue cantando jilguero, que lo haces de maravilla!
No quieres recuperar algo tuyo que tengo?
Un besazo. Elvira

Jesús Arroyo dijo...

Maga:
Lo que quiero es tener tu consejo, ya lo sabes.
¿El 8?
Besitos.