martes, 4 de enero de 2011

A UN NUEVO SILLÓN QUE HA DEJADO DE SERLO POR CULPA DE UN TOBILLO ESCAYOLADO


Has dejado, sillón, de ser nuevo,
vas hundiéndote, poco a poco, bajo la pereza de tu dueño,
adaptando tus cinchas a su cuerpo,
mientras él espera que no llegue tu muerte.

No sólo eres su asiento,
has pasado a ser amigo confidente,
director de ceremonias,
compañero de esperas pacientes y besos a las ocho.
Tus brazos se llenan de teléfonos y mandos,
de libros con hojas amarillentas,
rimas pronunciadas
de cantautores arrugados.

Aguantas silencioso, de momento,
sin que un muelle travieso comience a murmurar,
sin que una tabla se astille,
(para astilla su hueso)
y descansas en la noche,
a la espera del primer rayo de sol
y un culo de buen asiento.

Estás frente a todo,
ante el sol de la mañana y la luna vergonzosa,
mirando a un televisor que, a las tres, dice tonterías
y a unas fotos que recitan recuerdos.

Permanece tranquilo;
en su testamento dejará letras subrayadas
para que te dejen en ese rincón donde la luz juega con tu tela
y la paz de otro guerrero cuente historias.


Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

20 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Amigas/os:
Ya llego.
Deseo que vuestro 2011 esté repletito de realidades, sueños de ayer. Pero ¡ojo! no dejéis de soñar.
Gracias por vuestros comentarios en la anterior entrada.
Abrazos, besos... versos y palabra.

Jesús Arroyo dijo...

Otra cosita:
El día 13 (jueves) y cada primer jueves de mes, un puñadito de amantes amados de la poesía, nos daremos cita por parejas dentro del ciclo poético POESÍA EN SIDECAR. Tendrá lugar (que mejor sitio) en el café Libertad, 8 (calle Libertad, 8 de Madrid) a las 19,30h.
Pronto, muy pronto, tendréis la invitación. De momento os dejo este comentario.
Nos gustaría disfrutar junto a vosotros.

Terly dijo...

También para el sillón pasa la vida y envejece con nosotros. ¡Cuántas cosas nos contara si pudiera usar su voz y su memoria!... y su fuera dueño de sus actos, hasta la hora 15 se saltaría.
Acostumbrado a leerte, te he echado de menos.
Feliz año y un montón de poesía.

Fernando dijo...

Jasús, amigo: el problema es enamorarse demasiado del sillón. Es entonces cuando el poeta puede crear mentalmente muchos poemas, pero no tiene fuerzas siquiera para levantarse y tomar la pluma. Y yo necesito mucho leer tu poesía, para conocerte mejor desde lo hondo, lo cierto, lo importante. Un abrazo y otra vez feliz año.

Malena dijo...

¿Cómo está mi niño? Espero que puedas dejar pronto de hablar con el sillón y te marques una buena jota :)

Sólo tú eres capaz de escribir un poema así a un sillón, claro que no es un sillón cualquiera.

Feliz Noche de Reyes, Jesús.

Mil besos y mil rosas.

DAISY dijo...

si es que no se te puede dejar ni un momento, jeje. Espero y deseo que te recuperes cuanto antes y que este año te traiga mucha mucha poesía y muchos sueños. Un beso grande!!

Tris dijo...

Por suerte, esos rincones que nos acompañan en nuestros momentos, permanecen siempre con nosotros. Nos acurrucamos en el fondo del sillón para cobijarnos de nuestros temores y añoranzas, nos dejamos caer con todo nuestro peso, por nuestro cansancio propio y nos acomodamos en él para el placer de nuestro deleite… al fin y al cabo, es nuestro sillón.
saludos

Mercedes e Isabel dijo...

¡¡¡¡aysssss ¡¡¡¡ compañero de perezas y descansos,
de desvelos, afanes, pensamientos y deseos,
¿cuantas veces grita y sufre sin quejarse,
broncas y pateos de su dueño?.
Original oda al sillon, (casi humano)Saludos cordiales

http://palabrasincendiadas.blogspot.com

Paloma Corrales dijo...

Arroyo de mis amores, me parece a mí (que tiendo a la empatía hasta con los sillones) que ese sofá ha encontrado una maravillosa forma de perder su condición de nuevo, y que tú has sabido como agradecérselo.

Me gusta tu serenidad ante los tropiezos y esa forma de aprovechar el manido y famoso "no hay mal que por bien no venga".

Pues eso, que tengo ganas de unas cañitas o unos cafés, lo que sea que nos permita contarnos y actualizarnos.

Besos, un montón.

Manuel dijo...

¡ Y tú sin radiografías!... así no hay forma de curarte.

Lo asombroso es que le cantes al sillón que recoge tus pedazos. Pero puedo asegurar, por lo que pude ver ayer, que esos pedazos están muy bien asentados. fue un placer disfrutaros.

Magnífica tu nota preliminar, Jesús. Un abrazo grande.

Nelken Rot dijo...

El sillón es para uno, el sofá para muchos más. Si dicen que es sillón orejero será porque debemos escuchar más y actuar con menos prisa, ¿dónde metiste el pie como para envejecer a tu querido sillón nuevo?

Te regalo unos versitos de León felipe que creo te gustarán:

‎"Me durmieron con un cuento
y he despertado con un sueño"
(León Felipe)

Despierta! Despierta! y sigue SOÑANDO!
...
Que el 2011 sea un año... DE CUENTO!

Besos

Nel

MarianGardi dijo...

UN SILLÓN QUE GUARDA MUCHOS SECRETOS Y SUEÑOS.
FELIZ AÑO NUEVO
UN ABRAZO

Laura Caro dijo...

Que te mejores pronto, Jesusito.
Ya cumplió tu tobillo escayolado su objetivo: enseñarte paciencia, valorar tu movilidad, aprender las mil y una cosas que puede hacer uno sentado, sacarte unos versos estupendos y quién sabe cuántas cosas más.
Un abrazo fuerte.

Sara dijo...

Que bonito eso de comenzar el año, cada año con la poesía muy cerca de uno, en el mismo alma de uno, con sillones o sin ellos jajajaja.

Te deseo también muy feliz 2011.
abrazotedecisivo

Emilio dijo...

Cuidate Jesús, que a partir de determinadas edades (las nuestras) ya no estamos para muchos trotes.

Pero bueno, seguro que es presagio de que lo que vaya a ocurrir a partir de ahora será todo muchísimo mejor.

Saludos y abrazos.

La Solateras dijo...

Siento el accidente, Jesús, pero si ha servido para que nos regales estos versos pues, mira, te jodes.

Un besazo casi, casi, de Reyes.

Jesús Arroyo dijo...

A todas/os:
Si es que uno mete la pata con frecuencia y... pasa lo que pasa, que se rompe. Como dice Ana, toca joderse (jejeje) y sin catarlo porque la escayola, la verdad, estorba en ángulo. Tendré que aprenderme el Kamasutra...
Se puede "cantar" al sillón (aunque los versos sean pelin malos) o a lo que surja, porque... ¿no somos capaces de escribir sobre lo que en esta vida y en otras nos atormenta o nos resulta placentero? Pues eso, que el sillón es una mezcla entre placer y dolor.

Me permitirán ustedes-vosotros, buenos amiguetes, que haga mención a Emilio. Gracias Emilio por volver, aunque sea despacito. Recomiendo que se le siga porque escribe... escribe... ¡tan bien!

Amigas, amigos, GRACIAS.

Jorge Torres Daudet dijo...

No te preocupes, Jesús, que ese sillón orejudo tiene vocación de paciente. Tú cuídate el hueso, cuídate tu, todo entero,y que pronto estés como nuevo.
Un abrazo fuerte.

acróbata dijo...

Que versos más originales, dan ganas de ser sillón!!!!...

Feliz Año Jesús.

Mónica dijo...

Me encanta Jesús los temas que te sacas de la manga.

Veo que sigues dándole duro a esto de la poesía...

Lástima la lejanía