sábado, 25 de febrero de 2012

Nuevo



Meter en el macuto
el último cadáver que ya he sido,

viajar al nuevo mundo
pensando en una vida diferente,

cruzar todos los charcos
mojándome de nuevo los talones

y asistir 
a una pila bautismal
para que renazca la humedad
de mis sentidos.
Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©


20 comentarios:

RAMÓN dijo...

Mudar de piel, de etapa o de fase. Reinventándonos. Empapapándonos de nueva vida. Crecer y morir. Renacer... renacernos a nosotros mismos una vez y otra vez -siempre una vez más-. Arrumbar el pasado. Así somos. El principio sin fin. La búsqueda constante. El deseo... El ansia de un nuevo viaje, un nuevo destino que -siempre una vez más- acaba siendo el mismo... Imágenes complejas con un lenguaje sencillo. Precioso poema Jesús.

Paloma Corrales dijo...

Así sucesivamente, Jesús, quizás algún día nos reencontremos. O no. Pero hay que mojarse y arriesgar siempre.

Un beso.

Isolda dijo...

A veces es preciso ese renacimiento. Me ha gustado mucho esa imagen "para que renazca la humedad de mis sentidos"
Besos para tus versos.

Manuel dijo...

Di que si, Jesus: "versos húmedos" como la piel de un recién nacido.

Buen poema, amigo. Un abrazo.

Juanjo Almeda dijo...

Renacer y renovarse van de la mano.
Te doy la mía.
Abrazos

FRAN SANCHEZ dijo...

Amigo mío; la misma esencia de siempre viajando con traje distinto, pero siempre tú. Abrazo por hacernos disfrutar

Laura Caro dijo...

Claro que sí, Jesús.
Nacer y renacer tantas veces como sea necesario...Mudarse de uno mismo y descubrirse nuevamente.
Un beso enorme.

María García Zambrano dijo...

Renovarse o morir, y en este poema lo haces muy bien, Jesús, "meter en el macuto el último cadáver que ya he sido/ para que renazca la humedad de mis sentidos".
Me gusta la idea de volver a nacer como si fuera el primer día del resto de la vida. Porque es posible.
¡Bravo!
María

Marisa dijo...

Estos versos
son el preludio
de una nueva primavera
que se presiente dichosa.

Un gran abrazo Jesús.

Jesús Arroyo dijo...

¡Uy!, cuanto mensaje, vamos uno a uno.

Ramón:
Así somos, día a día. Ocurre que, a veces, no nos percatamos.
Saludos.

Corrales:
¡Siempre! Cada vez que uno se cae, es porque la vez anterior se ha levantado.
Besitos.

Isolda:
Nacer constantemente... Ave Fénix...
Abrazos

Manuel:
No sabía yo que a los cuellicortos les diera por nacer con versos en la piel.
Doc, un fuerte abrazo.

Juanjo:
Apretón de ambas manos, querido amigo.
Abrazos.

Fran:
Hay personas (y te señalo) que nos tienen que mostrar mucho verso.
Abrazotes.

Laura:
Me ha gustado eso de "mudarse de uno mismo".
Besazos, muchos.

María:
Habrá que pensar en eso cada vez que nos sentamos en la cama, antes de un buen desayuno. Hoy es el primer día del resto de tus días.
Un besazo fuerte.

Marisa:
Es posible que lo sea.
Besiños.

26 de febrero de 2012 17:48

La Solateras dijo...

Hay que mojarse siempre y tú lo haces. No me cabe duda.

Buen poema.

Besos, Jesusito.

Nines Díaz dijo...

Hablar en pasado de un cadaver es la mejor manera de renacer, como afirmas en este buen poema, Jesús.

Un beso.

Rochitas dijo...

celebre esa muerte y resurrección. Qué así sea.

Sara dijo...

Estas de mudanza en el blog y en tu vida? ánimo... los cambios son buenos siempre...hay que dejar siempre abierto ese resquicio para que entre aire nuevo, aire oxigenado.
Mucha suerte y mi abrazotedecisivo.

Lucía dijo...

Renacer y renacer constantemente cada día a uno mismo, reconstruirse..., y arriesgar... ¡siempre!

Esa es la vida, mi querido Chechu.

Besazos mil y muy grandes.

enletrasarte(Omar) dijo...

cual lista de deseos
saludos

Jesús Arroyo dijo...

Blasita:
Hay que mojarse!!
Besos.

Nines:
Cierto!! Espero verte por Libertad, 8.
Besos.

Rochitas:
¡Palabra!
Besos

Amiga Lucía:
Así es la vida, nuestra vida.
Besos mil.

Omar:
De preferencias.
Abrazo

Oréadas dijo...

Cual Ave Fénix, comienza el vuelo.
Un saludo

Jesús Arroyo dijo...

Oreadas: Un abrazo.

Zambullida dijo...

Me gusta. Muy acorde con estos tiempos primaverales que se avecinan.