martes, 16 de octubre de 2012

Bailarina


Se fueron violines,
violas de sus manos
a teatros infinitos
donde nada tiene su apariencia.

Rodaron, por tarimas sin espejo,
las notas que llenaron el aire
de Punta,
de latidos calientes sostenidos.

Fondu,
           tal vez final.

Qué hacer ahora, se pregunta,
cuando lo único que escucha
y ensordece
es el silencio de una sala repleta de tapices.

Al menos, antes de morir,
se despojó de ropas y quimeras,
                                                  recuerdo entre bambalinas.

Irá con él, suave,
como hoja pisando tierra en el otoño.


copyright Jesús Arroyo ©

8 comentarios:

Esther dijo...

Triste y melancólico, pero bonito.
Besote

José María Souza Costa dijo...

Invitación

Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven acá, y, deja un comentario

http://www.josemariacosta.com

Anusky66 dijo...

precioso aunque me ha dejado una gran sensación de tristeza .
Unbesazo

Nines Díaz dijo...


Me gusta el cambio de registro en este poema y la melancolía que destila.

Un beso.

Anónimo dijo...

Querido Jesús, caro me lo fías. Despiertas una partida, una marcha, un ¿hasta cuándo?, que se lleva músicas y silencios en las faltriqueras de la desnudez. Después sugirá un nuevo sentimiento. Profundo, profundo, me ha gustado.

Un abrazo grande como tú.

Alex

Emilio dijo...

Un final redondo, Jesús.

Abrazos.

©Laura Caro dijo...

Al final todos nos vamos y cada uno deja su huella...

Me gustó el conjunto y me encantó el final.

Un ABRAZO.

Jesús Arroyo dijo...

Esther:
La tristeza, a veces, baila.
UN beso.

José M.:
Gracias por la invitación, pero no me invites para comentarte.

Anusky:
Te digo lo mismo que a Esther.
Beso.

Nines:
será la borrachera del momento.
Un besito, guapa.

Alex:
El grande eres tú (y no por físico)
Gracias, Sr. de las camisas.

Emilio:
ME gusta "verte".
Abrazos fuertes.

Laura:
Así es. Todos tenemos marca en el camino.
Besitos, guapísima.