domingo, 3 de febrero de 2013

Avistando tierra


Una doble sensación me llega desde proa:
la felicidad que me acompaña,
su instinto navegando los rincones de mi casa,
llenando las paredes con su azul a cada instante.

Otra, en esa misma gabarra,
se llama soledad y es la culpable
de silencios inconclusos, que se acercan
a mis ojos cuando nadie se lo pide.

Avanzo con la mar en calma, pero la situación
siempre fondea con tierra por delante.


copyright Jesús Arroyo ©

13 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

¿LLegaremos a tierra en un momento dado?

Emilio dijo...

Esa dualidad que siempre nos acompaña, Jesús.

¡Llegaremos!

Que tengas un buen domingo.

Esther dijo...

Con agua, tierra, fuego
navegando contigo
remo, timón y el ancla.

Bogando besotes

Sara dijo...

Te dejo mi abrazotedecisivo poeta, en estos tiempos de transición, de una nueva transición me lleno de poesía, a ver si ella nos ayuda algo y lo hacemos bien...que asquito de panorama, resguardarse en tu poesía es un placer.
Nuestro abrazotedecisivo a ti y a Mar.

Rosa dijo...

Llegaremos, no lo dudes corazón y de forma muy especial, alguien como tú que sólo busca la paz para todos los que le rodean, aunque aún haya quien no se entere.

Un abrazo con todo mi cariño y admiración creciendo

enletrasarte (omar) dijo...

la dualidad de estados, fruto de la huerta de la vida
saludos

Oréadas (Darilea) dijo...

Tan lejana la tierra deseada, que el mar nos envuelve en su oleaje.
Un saludo :)

impersonem dijo...

Mientras se llega a tierra pasan cosas como las que tú describes...

Un abrazo.

carmen jiménez dijo...

La felicidad y la tristeza siempre navegan en el mismo barco, pero con la mar en calma seguro llegas a buen puerto.
Un abrazo marinero.

Manuel dijo...

Ah!... Llegar, querido ignorante!

Como bien dice Emilio, la dualidad está siempre presente, ¡y que no nos falte!. Es la fuente de la energía.

Pero no llegues nunca: "cuando te hayas hecho sabio, sabrás lo que quieren decir las Ítacas".

Abrazote.

Mila Aumente dijo...

"...su instinto navegando los rincones de mi casa".Qué bueno, Jesús. Siempre he creído en el instinto, pero no sabía que tuviera tanto poder, jajaja.

Besos.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Me encanta viajar con tu palabra, Jesus. Gracias por este paseo tan bien acompañado.

Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Bueno, unos días apartado del blog. Ahora me encuentro con amigos y familia. Gracias