domingo, 14 de abril de 2013

Final


A la hora ocurrente, si te asomas,
paseará un hombre de cristal difuso y enrejado.

En sus manos apretadas
un libro de poemas y sonrisa sin memoria.

Cuando regrese, la sirena habrá gritado media vuelta
y dormitorio.


copyright Jesús Arroyo ©

10 comentarios:

Esther dijo...

Fragil reloj, sentir de poeta. Muy bonito. Besote

Carmela Rey dijo...

La poesía a veces es el único motor. Un saludo.

Mcarmen Fabre dijo...

Gracias por compartirlo, me gusta, Jesús.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Breve pero intenso corazón. ¡Me encanta!. Que ganitas tenía de leerte y ya sé por qué. ¡Buen trabajo!.

Besos grandullones

Manuel dijo...

Mira que te haces de desear, eh?.

Eso de la sirena que grita media vuelta y dormitorio me ha tocado. Recuerdos no tan lejanos.

Quizá lo mejor sea la falta de memoria y nuestros versos. ¡Vaya usted a saber!

Pero lo que sé es que este poema me gusta.

Mila Aumente dijo...

A mí también me gusta, ¡Y mucho!

Enhorabuena, Jesús.

Besitos.

Sandra Garrido dijo...

y es que de poetas y locos todos tenemos un poco. Pero sin camisa de fuerza.

Breve e intenso, dos veces bueno.

Un abrazo

Sandra Garrido dijo...

y es que de poetas y locos todos tenemos un poco. Pero sin camisa de fuerza.

Breve e intenso, dos veces bueno.

Un abrazo

Jesús Arroyo dijo...

Esther:
Como esencia y... tósigo.
Beso.

Carmela:
Es el motor que podría cambiar todo esto.
Beso.

M Carmen:
Sabes que nada cuesta compartir cosas.
Un beso.

Rosa:
Ya sabes que "lo breve, si bueno, terminas antes" o era "lo bueno, si es breve, te quedas a dos velas" o... Bueno, es igual, gracias, GUAPA.

Doc:
Lo mejor, pase lo que pase, es que sigan viendo nuestras almas.
Abrazote fuerte.

Milita:
Pues... si te gusta tanto "está en venta" :)
Besazo.

Sandra:
De locos que se creen cuerdos.
Besazo BIS.

Amando García Nuño dijo...

Para mí, la poesía, cuando emerge así, no necesita comentarios, necesita ser degustada en la intimidad. Pero que sepas que sigo el blog con intensidad, es un alivio entre esa paramera que hemos dado en llamar red.
un abrazo.