martes, 23 de octubre de 2007

JOSÉ DE "PENAS"


Estos pequeños versos son para un primo que se fue por culpa de la carretera. Una persona amante de su Asturias y tradiciones. En las aldeas de Asturias a nadie se le conoce por su apellido, "Penas" es el seudónimo de la casa, el apodo familiar.


A la virgen del Acebo
suben romeros cantando,
sus gaitas, rojas y negras,
cuesta arriba van sonando.

En la puerta de la ermita
esperó primo José,
fue con traje de domingo
y madreñas en sus pies.

José de “Penas” ha muerto,
no le volverás a ver
ni en la virgen del Acebo,
ni por Cangas otra vez.

En el Acebo quedaron
unos trigales sin mies,
quedó un amigo llorando

quedó Cangas sin José.


= = =


Chechu Arroyo
copyright Chechu Arroyo ©

3 comentarios:

Merce dijo...

La muerte cuando no avisa es terriblemente cruel...

Un saludo

Chechu Arroyo dijo...

Dura y cruel, si. Debería ser algo natural ¿verdad? pero no estamos preparados.

Gracias por leerme.

Caminarsingluten dijo...

La muerte siempre es dura, pero es bonito recordar a las personas, más aún cuando es con un bonito poema.

Saludos,

Ana y Víctor.