sábado, 8 de diciembre de 2007

AL POETA


No son nuestros los poemas,
solo suyos.
No es la canción de lucha
del que escribe, del que cuenta,
ni nuestra su descendencia.
El poema, la canción,
el susurro del que escribe y del que cuenta
es del que escucha su crecimiento
y del testigo de su muerte.
Solo somos la herramienta
del que observa.
Estamos en la mano del que ofrenda.

= = =


Chechu Arroyo
copyright Chechu Arroyo ©

5 comentarios:

María Narro dijo...

la poesía es del que realmente la necesita.
¡me encanta!

Un beso.

Manuela dijo...

y qué razón llevas!

Shikilla dijo...

La poesía, siempre, al servicio del espíritu, de aquél que ve reflejado en ella lo que quiere decir, lo que siente, lo que le hiere o alegra.

Como nosotros, tantas veces, nos hemos visto reflejados en las palabras y en los versos de los otros, que igualmente los que escribimos, podamos dar forma a muchos sentimientos universales. No espero más cuando escribo, que mis palabras, pobres y humildes, puedan servir para eso.

Chechu Arroyo dijo...

Chicas:

Es universal porque es sentimiento.

Maribel Sánchez dijo...

El poema cuando nace de nuestros dedos sobre el papel deja de ser nuestro, solo lo poesemos mientras son versos en nuestra mente.
Te lo dice alguien que anda intentando creerse poeta (sin prisas)

Besazos