viernes, 29 de febrero de 2008

ASTURIAS CERCANA



He vuelto a ti
por la histeria de un Madrid enloquecido,
a tu aroma de campiña
a tu embrujo, a tu brío.

He vuelto a ti
dejando atrás mil ideas de castigo,
a sentirme solo y nada
en los verdes prados del alivio.

He vuelto a ti,
a sentarme en esta roca de granito
disfrutando del orballo en mi mejilla
y matando el peso de mi espalda.

He vuelto a ti,
a pasear por las sendas de las aguas,
a calmarme con la espuma de tu río,
a encontrar mi dulce hada.

He vuelto a ti,
a mirar tu verde valle tras el postigo
de esta casa de labranza,
a reírme y a llorar si me hace falta.

He vuelto a ti
desde una ciudad de podridos hormigones.
He vuelto a ti
mi Asturias cercana.


= = =

Chechu Arroyo
copyright Chechu Arroyo ©

12 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

Chechu, y no me extraña, yo volvería cada noche, cada día, cada atardecer, cada evasión del ser.La ciudad nos come, nos cimenta, a mi al menos que me den campo abierto y montaña,m que me den mar y su rugido

Un beso

Shikilla dijo...

Es lo bueno que tenemos los que vivimos en ciudades aún no muy grandes, que a poco que caminemos, ya estamos en el campo, entre encinas, jara, y flores silvestres.

Yo soy muy urbana, lo reconozco, pero, a veces, necesito el respiro del aire limpio y contemplar un horizonte al que no ponga freno ningún edificio de hormigón.

Es tan vivo el retrato que tienes de Asturias, que estoy segura, que muchas de las escapadas las haces desde tu casa, recordando colores, olores, sensaciones...

Un abrazo

Amanecer dijo...

casi siempre se vuelve al lugar donde se nace, y se añora.
se nota en tus palabras, cuanto amor le tienes a Asturias. !lindo poemas!

Besos y muchos màs.

Chechu Arroyo dijo...

Sandra, Shiki, Amanecer:
La tengo en el corazón ¡qué le vamos a hacer! ummm... Asturies, que guapina ye... uy, uy, que se me va el norte.

GOTIKA dijo...

No conozco Asturies, pero e volado con la imaginacion y tus palabras, hasta la verde campiña. Un beso. Hasta pronto.

Caminarsingluten dijo...

Chechu, no nos extraña que vuelvas a esa tierra, ya que si nosotros tuvieramos la posibilidad de hacerlo si en lugar de ser de Madrid, fueramos de un pueblo... saldríamos corriendo de esta ciudad qeu oprime, qeu aleja, que individualiza, y buscaríamos esos paisajes mientras leíamos una y otra vez tu maravillosa poesia.

Gracias Chechu por transportarnos y hacernos sentir el agua fresca en nuestrs mejillas...

Por cierto, pasate por nuestro blog, donde te hemos dado un prepio y únos propósitos.

Un abrazo,

Ana y Víctor.

Akicage dijo...

Attention!

Lucas A. dijo...

Algunos no tenemos que volver jeje. De dónde es la foto?
Esa Asturias sólo la conozco de vez en cuando, porque la mayoría que me toca vivir es de esos "hormigones podridos".

Chechu Arroyo dijo...

Gotika:
Es un pecado no conocer Asturias. Propóntelo para la próxima escapada, en mayo-junio está preciosa ya que hay permanente aroma a hierba fresca, merece la pena.
Un saludo.

Pareja:
Cuento.. 1, 2 y 3 ¡ya! venga corriendo a Asturias. Me paso por vuestra casa en un rato y... ¿qué será?
Un abrazo familia.

Amigo Lucas:
Pero que me cuentas. deja el ladrillo y largate a prados de guadaña y buen tocín.
Esta foto es del río Narcea, el coto carbajal.
Un abrazo.

Tesa dijo...

Hola, Chechu, precioso poema como se merece esa hermosa tierra. Me gustaría hacer una escapada, pues hace mucho tiempo que no voy.

Eché un vistazo a tu rinconcito, en cuanto tenga más tiempo lo visito con la calma que se merece. Muy gracioso lo del despertador, mañana cuando suene el mío me acordaré, Y no quiero ni pensar en la empanada, que estoy a dieta.

Besos, Chechu, ya nos iremos conociendo.

Vicky dijo...

Volver... deshacer los pasos... retornar al seno de nuestra tierra...
Hermosas letras cargadas de una sensibilidad que encanta.
Caricias para tu alma

Chechu Arroyo dijo...

Tesa:
No compro billete para Asturias de continuo pero me siento a este sillón, junto a la ventana y miro, susurrando, sale del bafle una gaita, cierro lo ojos y me encuentro sentado en aquel prado de mi recuerdo. ¡Ya estoy en Asturias!

Vicky:
Gracias por estar aquí y por esas palabras.