sábado, 19 de abril de 2008

DESAYUNO DE HOTEL


Cerré la cortina al sol del desayuno.
Tostadas sobre el mantel y en él
una loza sevillana con café,
una naranja derretida en un cristal,
una cucharilla de cualquier metal.

Frente a mí… tu sed,
fuente de mi vivir,
manantial nocturno tu desnudez
sobre la blanca cama de este hotel.


Chechu Arroyo
copyright Chechu Arroyo ©

13 comentarios:

Vicky dijo...

Wow
y así para que comer.... mágicas sensaciones dejaste con tus letras...
Un abrazo

Amanecer dijo...

Si asì fueran todos los desayunos.
Palabras que transportan, al delicioso desayuno:D

Besos y muchos màs.

martona dijo...

CHECHU
A eso le llamo yo despertares de ensueño...que felicidad tener el poeta al lado.

petonicos, sempre.

lágrimas de mar dijo...

qué bonito, maravilloso desayuno compartido

besos

lágrimas de mar

María Narro dijo...

frente a mi tu sed...

¡y que no falte nunca!

besos.

Lucía dijo...

Un despertar así, con este desayuno en verso, es un despertar
único.
Que tengas muchos despertares...
Un beso, como siempre.

Tesa dijo...

Se palpa la placidez y la plástica de la escena en este poema de mañana relajada y recuerdos de noches placenteras.

Besos, Chechu

El Viento dijo...

Los desayunos en el hotel me gustan... Me traen recuerdos de momentos muy placenteros y relajantes.. El tuyo una delicia..

Besos.

Chechu Arroyo dijo...

Vicky:
Umm... comer, comer...
Besos.

Amancer:
Especiales, eran especiales.
Besos.

Martona:
Bueno, bueno...
Un beso.

Lágrimas de mar:
No está mal.
Besos.

María:
Eso espero ¿cómo vas?
Un beso.

Lucía:
No me gustan los desayunos en la cama, pero en los hoteles...
Besos mil.

Tesa:
Cuando el recuerdo está en la mente... es por algo.
Un beso.

Viento:
Si, si, si... relajantes y placenteros a la vez.
Un beso.

Sandra Garrido dijo...

Chechu, no hay mejor desayuno que el que nos ofrece el amor.

Un beso de los grandes

Chechu Arroyo dijo...

Sandra:
Asi es! El desayuno del amor, con amor y desayuno... pura perfección.
Un beso.

Malena dijo...

Siempre me han gustado los amaneceres en los hoteles. Saber que gozas de tranquilidad y en esos momentos, darte la vuelta hacia él y al sentirlo a tu lado le besas suavemente para no despertarlo y velar su sueño.Luego, ya vendrán los besos de buenos días.

Tierno, Chechu.

Un beso.

Chechu Arroyo dijo...

Malena:
Entre el poema y lo que dices... tengo qe decirle a "mi chica" que reserve junto al mar.
Besos.