jueves, 15 de octubre de 2009

YO, OTOÑO


Fui hojas en verde,
sangre sin color para la vida
porque el rojo cicatriza lamentos,
solo ayes,
nunca heridas abiertas.
El verde se transforma oscuro
y arrugándose amarillea las venas
solicitando pardos al cuerpo.

Fui hojas que brotan en verde,
arrugas ocre para la tierra.


Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

13 comentarios:

Julio Castelló dijo...

Me gusta esta andadura tuya versolibrista..., de más amplios vuelos.

Emilio dijo...

Por dios, Jesús, qué bucólico te nos has puesto hoy.

¿Necesitas cariñines, o qué?

Aquí te dejo un abrazo, por si te sirve.

Gala dijo...

No entiendo mucho estos versos pero tengo que reconocer que son muy muy profundos.

Besos un poco despistados.

Malena dijo...

¿Cómo la vida, Jesús? Pero cada color tiene su belleza, basta con buscarla.

Te dejo unos cuantos abrazos pero no creo que sea eso lo que te pasa, lo que sucede es que tienes alma de poeta. ¿Se me permite decirlo?

Terly dijo...

Todos nacemos en verde y el transcurrir de la vida hace amarillear las hojas de nuestro árbol apagando con arrugas la propia vida, y si de la tierra vinimos, a la tierra volvemos.
Un abrazo, amigo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Precioso, querido amigo...
buen finde

gaia56 dijo...

Jesús me gustan mucho los dos últimos versos.
me hubiera guistado enterarme del encuentro en el café Gijón y poder conoceros a algunos que os leo por la red.
Un abrazo.

Lucía dijo...

El ocre del otoño fertiliza la tierra con sus bellas hojas cidas.
Tú fertilizas el alma al leerte.
Brotarán en verde...en primavera.
Besazos dos mil, ale.

Sara dijo...

Adoro el otoño , su colorido, sus senderos, y mira que hubo una larga época que no me gustaba nada...me encanta también tu otoño.
Un placer amigo asturianín.
Abrazotes cantábricos

Noray dijo...

Del verde al ocre,
del sangre al tierra,
apenas si somos aire
entre la hojarasca.



Un abrazo

Jesús Arroyo dijo...

Julio:
Y si aterrizo?

Emilio:
Los cariñines siempre interesan, jeje.
Abrazos.

Gala:
Tanto que se incorporan a la tierra.
Besos.

Malena:
A ti, especialmente a ti, se te permite decir lo que sea.
Besazos.

TErly:
Me has recordado a un carpintero que al preguntarle por cualquier madera de las que tenía en el taller, decía "eso es verdenace".
Abrazos, amigo, abrazos.

Cantalapiedra:
Preciosa tú, y punto.
Besillos.

Gaia:
Habrá oportunidades de participar ¡seguro!
Besos.

Lucía:
Dicen que la primavera es la estación donde la poesía nace. Yo creo que es en el otoño, aunque los colores del querer decir cambien.
Besos mil.

Sara:
Tú, paseante de esta tierra, sabes tocar sus colores de campo y mar, de verde y turquesa, de ocres-tierras.
UN beso enorme desde este Madrid castigado.

Noray:
Gracias amiguete por esta estrofita.
Un abrazo.

Merce dijo...

Jesús, el otoño se ha despistado y aún no ha llegado aquí a Murcia, si los ves por ahí, dile que yo lo recibiré con los brazos abiertos...

Un beso.

Jesús Arroyo dijo...

Hoy, Merce, puedo mandarte alguna capa de algodón gris. Amenaza agua.
Besos.