lunes, 1 de febrero de 2010

CREYÉNDOSE MORTAL


Creyéndose mortal
quiso irse entre la corriente
con destino a las profundidades
para poner su casa entre algas acunadas.
Y lo hizo, asesinada de amor,
con el sentido de un violín en lágrima
y el arrullo del arpa dorada.
Allí quedó su cuerpo,
protegido por la real guardia de neptuno,
arropada por camareras de cantos y cuentos.
Los buzos del erizo han buscado su talle,
sólo encuentran un rimero de corales
azules, blancos y de nácar.
Bajo la espuma embravecida del mar,
el sosiego dulce del silencio.

En la cantina se emborracha un marinero,
un día más, ya son treinta.
Perfumado por cerveza caliente,
por tabaco de pipa, relata sin gana…
Quiso irse para que yo buscara
en mi mar,
muerta por amar sin ser amada,
creyéndose mortal
en el único mundo que no muere.





Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

15 comentarios:

Sol dijo...

Realmente es un mundo maravilloso... quien podria dejarse morir alli... si la belleza es absoluta!!!
Hermoso Jesús!!!
Haces de lo que no vemos un verdadero canto de vida!!!
Mil besos llenos de luz para ti!!!

Sara dijo...

Que preciosidad...¡cuantas cosas hacemos creyéndonos inmortales!
En un lugar así...una preciosidad ser mortal...
Quiero felicitarte por esos actos en homanaje por y para Haití, estuve algo desaparecida pero no quiero que pasen más entradas sin felicitarte por las dos últimas de Haití.
Abrazote `poeta

mujer rebelde dijo...

No tengo la valentìa de Alfonsina Storni ...aunque vivo en la ciudad donde se dejò abrazar por el mar...y su "pequeña huella...no "volvio mas,ella pobre tenia un dolor que solo la enfermedad produce y el desamor no mitiga...Yo gracias a Dios estoy sana y amo vivir,me gusta el mar en mi piel pero solo como amante temporario...pues me hace bien y me energiza...Besos "Mujer rebelde".

Marisa dijo...

Quiso irse para que yo buscara
en mi mar,
muerta por amar sin ser amada,
creyéndose mortal
en el único mundo que no muere.

¡Fantástico!

Besos

Terly dijo...

Musicalidad en una bella hitoria de marinero y sirena que hubiese querido ser mortal para no sufrir el dolor que produce el alejamiento de la persona amada.
Así lo veo, querido Jesús, y me gusta.
Un beso.

Noray dijo...

Quiso irse para que yo buscara
en mi mar,
muerta por amar sin ser amada,
creyéndose mortal
en el único mundo que no muere.


Estos versos son una auténtica belleza. Me quito el sombrero Poeta.

Un fuerte abrazo

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

el mar... eterno hogar y cementerio
Un besazo, buen día

Jesús Arroyo dijo...

Sol:
Si, pero... morir bajo las aguas...
Bueno, si me garantizaran poder cambiarme a coral...
Besos.

Sara:
Gracias, amiga mía. Siempre es poco.
Un besazo.

Rebelde:
Alfonsina... ¡qué preciosidad!
Besos.

Marisa y Noray:
Me alegro de que os guste el pensamiento del marino.
Besos y abrazos.

Terly:
Así será...
Un abrazo, poeta.

La Solateras dijo...

He tenido que leer varias veces el poema, hasta que por fin he desistido de entenderlo. La poesía no hay que racionalizarla, sólo hay que dejarse llevar por su magia. Y mucha magia hay en este verso:
"Con el sentido de un violín en lágrima".
Que me maten si lo entiendo, pero ni falta que me hace.

Jesús Arroyo dijo...

Solateras:

¿Existe un instrumento que llore mejor que el violín?

"Y el violín solloza, suspira, se queja,
y hasta cuando entona cántico vivaz,
el violín solloza y en el alma deja
la caricia intensa de algún malestar".
de Federico Bermúdez y Ortega

Besos.

media luna dijo...

Jesús: Es maravilloso. Es uno de esos poemas auténticos con todos los ingredientes de la buena poesía. Uno de esos que se te clavan en el alma muerta de amor en las profundidades del agua. Uno de eso que te ahoga y te recuerda que un marinero no te buscó. Uno de esos que te dejan sin aliento, que se tienen que leer en voz alta para poder sentir que todavía estás viva, que no estás hundida en esas profundidades todavía. Uno de esos maravillosos poemas ante los que una se quita el sombrero si lo tuviera. Como no uso, te diré que su título me enganchó desde el principio. Que su ritmo, sus imágenes de algas, de violines, de arpas, de neptunos que hacen guardia...Su canto, sus cuentos, van sumergiéndonos en ese silencio que a mi se me antoja menos dulce y más amargo. Ese amargor de la eternidad condenada a amar sin ser amada.
Toda una historia hecha poesía. ¿Se nota que me emocionó?
Mis felicitaciones y mi admiración. La única pega que le pongo, es que leyéndote, a una se le quitan las ganas de escribir poemas sin rima.
Un abrazo grandote.

Lucía dijo...

Muerta por no ser amada, se fué al único sitio, donde quizás su marinero fuera a buscarla. El mundo, vivo siempre, del fondo del mar.
¡Qué belleza!

Besazos mil.

Lembranza dijo...

Preciosos. Hay tanto amor que te derrite. Ella se dejo ir para morir por amor y el marinero sigue esperándol Un abrazo

Jesús Arroyo dijo...

Media luna:
CJ me vas a poner más colorado que un cangrejo cocido. Me alegra mucho tu comentario.
Besazos.
PD. ¿Me recuerdas que te regale un sombrero?

Lucía:
Recordemos eso, que bajo el mar hay mucha vida, real y en sueños.
Besos mil, guapa.

Lembranza:
Mira que le comenté al marino que le quería, pues nada, él como si nada... ¡tonto modorro!
Besos desde el tres.

vladimirjantus dijo...

Tiene mucha sangre y mucha savia...pasate por el mio y ehcale un vistazo..
Saludos desde Argentina...

VLadimir