viernes, 27 de agosto de 2010

I - (Ropa de Cama)

"Puerta de Alcalá" (Acualrela) de Laura Climent

Cuando los tulipanes vestían de amarillo el asfalto
y una alfombra verde
se abría paso a paso,
tú ya no estabas en la Puerta de Alcalá,
hotel sin nombre.

Sus arcos parecían más pequeños
aunque siguiera entrando la primavera,
los números romanos
- sin reflejo de neón en los tejados de la plaza -
se encendían entendiéndome.

No hizo falta contar con los dedos.



Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

28 comentarios:

La Solateras dijo...

Un poema evocador y sugerente a la vez. Donde se adivinan experiencias del autor pero también encajan las del lector. Un poema, en fin, para encontrarse a gusto.

Besos

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Me parece, Jesús, que de un recuerdo nostálgico, has dado a luz un poema bellísimo.
Un abrazo. Hasta pronto.

carmen jiménez dijo...

Esta vez yo tampoco tengo que contar con los dedos, ni acudir a la cuenta de la vieja para entender esos números romanos. Un reflejo bien plasmado, sí señor.
Besos veraniegos.

Sakkarah dijo...

Me ha gustado. La ausencia pesa. Un beso

40añera dijo...

La ausencia da la mano a tus palabras.
Hermoso poema que suyo pero se presta a cualquiera.
Saludos y buen finde

Terly dijo...

Como tres de las columnas de Hércules se iluminaron a la puesta del sol. Ni Carolo ni el milenio pudieron evitar el nacimiento de este melancólico poema.
Un abrazo.

carmen jiménez dijo...

Como veo que todavía no has respondido, pues me voy un rato para Alcalá...
Besos

DAISY dijo...

qué bonita la Puerta de Alcalá!! y que bellas palabras con ese cuadro!! un besazo enorme

Paloma Corrales dijo...

... y es que a veces la ausencia lo ocupa todo y presagia.

Besos, un montón.

Jose Zúñiga dijo...

Poesía, poesía, cómo duele la ausencia. Haces bien en titularlo (ropa de cama).
Abrazo

Anónimo dijo...

Siempre se cuenta mentalmente. Con la memoria. Somos eternos fabricantes de recuerdos, Jesús, de ese album de fotos del que habla Cortazar. Afortunado el que puede mirar la vida con perspectiva y encontrar en ella cosas y sucesos que siempre le acompañan, más allá de su ocurrencia en el tiempo.

Port

Sara dijo...

Jesús....que estoy recién llegadita de LLanes y me encuentro con esta ropa de cama....jajajaja, esa nunca falla....o si....ya no se nada.

Abrazotesssssssss inmensos de Asturias y León

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Me gusta tu poema como homenaje a uno de los monumentos más emblemáticos de Madrid y además es que la Puerta de Alcalá cuando encuentra a un madrileño/asturiano se turba y sus números cantan por sí solos con la voz del poeta. Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Ana:
El protagonista del poema habría cambiado las alfombras, pero...
Besito.

Ángeles:
Esto de parir...
Nos vemos en un par de semanas.
Besitos.

Carmen:
¡Claro! es que los dedos se terminan.
Besazos.

Sakarah:
No son ausencias del todo cuando las recuerdas.
Beso.

40ñera:
¡Tanto da!
Besos.

Terly:
Pues ahora que lo dices... Es cierto, la culpa de este poema es de Carolo.
Abrazos.

Carmen:
¿Te has comido unas rosquillitas?

Daisy:
Bonita es toda esa zona de Madrid.
Besos ochocientos.

Paloma:
Ya lo dice la canción... Ausencia...
Otro montón.

Jose:
Es una colección de poemas que, supongo, darán paso a un poemario.
Abrazote.

Emilio:
Si es que no tenemos dedos suficientes...
Fuerte abrazo.

Sara:
¡No! precisamente la ropa de cama siempre está... y la muy "ppiiiiii" se queda.
Besitos.

Rafael:
Desde aquella ventana.
Nos vemos el 18.
Fuerte abrazo.

Manuel dijo...

Poema en dimensiones, Jesús. Me dice una extensión inmensa de tulipanes y una capa de verde, sin mucha esperanza, como camino directo al hotel sin nombre.

Tu eres más grande que los pequeños arcos de la Puerta. Tu voz es más alta y más clara que la mañana de final de Agosto.

Y tu verso, que esta vez no es como un puñal, me llega adentro, como la marea: poco a poco.

Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Manuel:
¡Cierto! más grande. Te refieres a la anchura ¿verdad?
Bien, bien, tengo la dieta colgada delante del frigorífico.
Un abrazote.
PD. ¡Ah! no te referías a esto.

Nelken Rot dijo...

jeje, qué variedad de comentarios y respuesta. Veo que a ti este Madrid también te mata. De versos tranquilos, sin falsas apariencias emerge la Puerta de Alcalá y aledaños. Es enriquecedor poner historias y afectos a los momumentos que día a día nos ven crecer y a veces, cabrearnos.

Un beso

Nelken

Mari Carmen Azcona dijo...

Eso es lo que hace de un montón de piedras un monumento...Las historias que guarda, entre las grietas de sus piedras, junto a la marca del cantero. Y un día cualquiera, al pasar a su lado, nos despierta la memoria y nos devuelve esos recuerdos.

La puerta de Alcalá no asiste tan impávida a lo que le rodea ¿verdad?

Musu asko.

Lembranza dijo...

Ropa de cama, el titulo ya sugiera muchísimas cosas. La nostalgia invade estos días mi vida, sera la vuelta de las vacaciones. Un abrazo desde el otro lado de la calle

Jesús Arroyo dijo...

Voz:
La poesía es así, jardín sin flores en primavera y con ellas en pleno invierno...
Besitos.

M.Carmen:
Estoy seguro que si a la Puerta de Alcalá le lijaran de las piedras los recuerdos, se quedaría en un pórtico laminado.
Besitos.
PD. Tengo que pensarme lo de Bermeo. Tantas historias de juegos en el Machichaco...

Lembranza:
Has regresado. Me lo ha dicho un pajarito (una pajarita).
Esa morriña se quita con un café cargado en una terracita de este real Sitio.
Besos desde el tres.

Rosa dijo...

Te dejo mi saludo en tu última entrada, porque seguro que no me leerías en las anteriores.
Mis vacaciones fueron cortas, pero la necesidad de dejar la cabeza en cuarentena, tal vez algo mas larga.
Ya estoy aquí, dispuesta a recordarte que me encanta entrar en nuestro blog y encontrarte siempre con la misma fuerza, encendiéndote como esos números romanos –sin reflejo de neón- y siempre entendiendo y atendiendo a todos…
No hace falta contar con los dedos…. Estamos todos y me alegro.
Un beso corazón. Nos vemos pronto

Jesús Arroyo dijo...

Rosa:
Si han sido cortas, pero intensas... ¡todo perfecto!
Así es, dejamos los dedos quietos, en los bolsillos del vaquero y si hay que contar, contamos con la voz. ¿No es mucho mejor?
Besazos.

anabel dijo...

Sueños, recuerdos, evocaciones...versos de ausencias que dejan nostálgico el corazón.

Un placer leerte, poeta.

Un abrazo.

Lucía dijo...

No he de contar con los dedos...

Un bello poema, amigo mío, vestido de tulipanes y nostalgia.

Besazos mil.

Antonio Javier Fuentes Soria dijo...

Veo que te has lanzado a la poesía urbana, pero fusionando, haciendo un guiño a la naturaleza. Me gusta este poema, sabes que soy mucho de ausencias y tristezas. Un abrazo, POETA.

Jesús Arroyo dijo...

Anabel:
Ayer se quedó en ayer...
Besitos.

Lucía:
Ya regresamos las gentes de los cansancios vacacionales... ¡ya!
Besos mil.

A. Javier:
La Puerta de Alcalá es lo que tiene, siempre está sembrada.
Abrazotes.

Noray dijo...

Duele la ausencia,
hiere el olvido.


Es una gozada leerte.



Un fuerte abrazo.

Rosa María dijo...

cuando el poema endulza la palabra; ésta se refugia en la melancolía y adormence entre algodón y seda. Bello poema amigo.
Un saludiño.
Te invito a pasar por mi blog y unirte a los seguidores si te apetece.