sábado, 4 de diciembre de 2010

RIMAN LAS AUSENCIAS


Me encierro en la tortura
de saber porque cantan los silencios,
porque riman las ausencias
de una muerte repetida.

Me escondo en esa fosa,
lápida carcomida de sepulturero,
para añadir tres paladas sin arena.

Una es por mis hermanos muertos
que, sedientos, eliminaron la parda deshonra.
A los que batallaron sin bandera
ni toque alegre de corneta.
Son ellos los que taponan el paso a un infierno en llamas.

La segunda tapará testigos de aquella melodía,
los que respiran aire viciado de metano
y dan la espalda a su espalda todavía.

Es mía la tercera,
por si sucumbo al hechizo del barreno
y su calor hace mi desmayo
.




Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

25 comentarios:

Jorge Torres Daudet dijo...

Un bello canto a tus "hermanos" mineros, Jesús.

jejeje, ésto hace volver, volver, volver...
Y yo me alegro y mucho!
Abrazos.

Jorge Torres Daudet dijo...

Ya te he leído los dos poemas en la revista Letras; enhorabuena, semana fantástica, y no de El Corte Inglés...
Más abrazos.

Jesús Arroyo dijo...

Querido Jorge:
Si te refieres a los poemas que hay enlazados desde mi blog, son los que LETRAS me publicó en su nº de octubre. En cuanto me diga algo sobre la de este mes, serás de los primeros en enterarte.
¡Cierto! la semana ha sido fantástica y sin gastar un euro, jeje.
Gracias.
Abrazote.

Fernando dijo...

No me importa que gastes, Jesús, lo importante es que escribas. Un abrazo.

Carmela Rey dijo...

Claro y hermoso homenaje a los mineros.
"Me encierro en la tortura
de saber porque cantan los silencios,
porque riman las ausencias
de una muerte repetida."
Me da un escalofrío leyendolo...
Un abrazo

OZNA-OZNA dijo...

bellisimo homenaje a los minerinos, un besin de esta asturiana que se une a tu homenaje, y muches gracies por compartir tu homenaje con todos nosotros.

La Solateras dijo...

¿Por qué cantan los silencios? Porque riman las ausencias.

¿Por qué riman las ausencias? Porque cantan los silencios.

Y la muerte se repite una y mil veces, en silencio o cantando, con rima o sin ella.

Bonito y merecido homenaje, Jesús.

Bienvenido a casa.

María García Zambrano dijo...

Las palabras que añades sin arena se clavan en la lápida y en el corazón.
La muerte es un ritual necesario para la vida.
María

Inés dijo...

Jesús, que poema para el domingo
Fuerte y lleno de expresividad y sentimiento, lo he leído ya tres veces y si primera estrofa es sublime, las otras son la esencia.
muchos besos,
buen puente!

Paloma Corrales dijo...

Yo sí sucumbo al hechizo de tus letras maduras y certeras, sólo que no es una tortura, sino todo lo contrario.

Besos al por mayor (que una es excesiva ;-))

Jose Zúñiga dijo...

Vuelves fuerte. Las paladas no tendrán arena, pero tienen sangre.

Maripaz Brugos dijo...

Jesús, un poema que contiene la belleza de tus letras, y un homenaje a todos los mineros en el dia de Santa Bárbara.

Sherezade dijo...

Hola Jesús:
Bellísimo homenaje, maravillosa poesía. Por algo te tiene enlazado nuestra Malena.
Una estrella de felicidad
Sherezade

Noray dijo...

Los cuatro primeros versos son ya un inmenso poema.


Un abrazo.

Mari Carmen Azkona dijo...

“ Me encierro en la tortura
de saber porque cantan los silencios,
porque riman las ausencias
de una muerte repetida.”

Querido Jesús, todo el poema es un bello homenaje, pero estos cuatro versos pesan como una losa sobre mis palabras...me quedo escuchando los silencios.

Besos y abrazos.

Emilio Porta dijo...

Hermoso, espléndido poema y homenaje. A aquellos que sepulta la tierra que horadan con sus manos y su corazón para que la vida sea mejor para todos, aunque a veces se la dejen en el intento. Gracias en nombre de los que sentimos que la Humanidad no es sólo un privilegio de los que viven sin riesgo y con fortuna. Gran entrada, Jesús.

Jesús Arroyo dijo...

Fernando:
Gastar, gastar... siempre hay que gastar ¿no?
Un abrazote.

Carmela:
Escalofrio es la vida de los que rodean al minero.
Un beso.

Ozna:
Creo que el minero es uno de los olvidados en esta sociedad laboral, en esta vida.
Besínos.

Ana:
Esperar en la boca de una mina el desenlace, sabiendo que las oportunidades de vida son mínimas... Lo único que te acompaña es el ritmo del corazón y un silencio frio.
Un besito fuerte.

María:
Claro que lo es, pero... ¿y la viuda, y los hijos, y las madres?
Besazos, guapi.

Inés:
Fuerte. La mina es eso, un fuerte del que, en muchas ocasiones, se sale dentro de una bolsa de plástico.
Un beso.

Amiga Corrales:
Y usted me dice eso??? Usted que tiene su nombre en su poesía???
Besazos, guapa.

Jose:
Ese es el sudor del minero, sangre.
"...Traigo la camisa roja de sangre de un compañero. Mira como vengo yo..."
Imagino que conocerás esta canción.
Un abrazote.

Maripaz:
Así es. Siempre hay que dedicarles algo. Se merecen tanto...
Un beso.

Sherezade:
Malena tiene un don muy especial.
Besos.

Noray:
Los cuatro primeros versos saltarón bajo tierra.
Un fuerte abrazo, amigo mio.

MCarmen:
Si te quedas escuchando esto, te diría lo mismo que a Zuñiga sobre la canción "En el pozo Maria Luisa" y en la voz, si es posible, de Nuberu.
UN besazo enorme.

Don Creativo:
Yo diría, Emilio, que la Humanidad es, precisamente, de los que tienen pocos privilegios. Al menos... saben abrazrla.
Un cariñoso abrazo.

Luisa Arellano dijo...

Profundo, como la boca que se los traga y tantas veces se niega a devolverlos.

Un homenaje bello y merecido a los mineros, a los humildes y sacrificados.

Un beso enorme, Jesús.

Lembranza dijo...

Precioso homenaje a los mineros Jesús, nos hacen recordar su trabajo encerrados bajo tierra, sin luz, como tú bien dices en una fosa. Un abrazo desde el otro lado de la calle

40añera dijo...

Vuelvo después de un tiempo a paladear sus bellos versos
Un saludo

Elena dijo...

Pase4ar por tu blog, siempre es disfrutar de la poesía.
Bello homenaje.
Besotes

Valeriano Franco dijo...

Hermoso y sentido homenajeen tres tiempos, compañero: Batallar sin bandera, tapar testigos que respiran aire viciado y llegar a sucumbir al hechizo del barreno.
Con otro tema, he puesto un poema en mi blog sobre los silencios que suenan, pero a mí no me cantan, a mi me gritan en la penumbra. Puedes echarle un vistazo si te apetece.
Te felicito, amigo
Un abrazo,
Valeriano
http://francovaleriano.blogspot.com/

Julio Castelló dijo...

Poema del descenso... y de la identidad. Literalmente profundo. Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Luisa:
A todos aquellos que saben lo que es sufrir la oscuridad de la injusticia.
UN besazo.

Lembranza:
Mismo beso desde el tres con la esperanza de que sea un trabajo equilibrado.

40añera:
Abrazos para ti.

Elena:
Pues nada, nada, ponte la pamela y te acompaño.
Un besazo, guapa.

Valeriano:
Son tres tiempos cada jornada del minero: se introducen en la oscuridad, esperan fuera siempre con la duda hasta que mañana sea otro día, tal vez el último día.
Pero pensemos que no, que no será así, que no habrá enfermedad en ellos, que no habrá desesperación en sus familias, que no cobrarán sus viudas antes de tiempo.
Me largo a tu blog.
Un fuerte apretón de manos.

Julio:
Sabes muy bien, creo que lo hablamos, que vuelvo con los mineros de tarde en tarde.
Un fuerte abrazo.

impersonem dijo...

Te aplaudo... y me jode que a los mineros españoles se les esté sometiendo a la incertidumbre de un futuro muy oscuro.

Abrazos.