sábado, 8 de octubre de 2011

Ábreme tus ojos



Ábreme tus ojos

que quiero viajar al mar.
Navegar por la costa dorada de tu cuerpo,
sufrir el naufragio,
ahogarme bajo el agua de tu norte.

Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©


18 comentarios:

Jesús Arroyo dijo...

Amigas/os:
Seguiré entrando poco en el blog, pero esto no supone que lo dejo.
Gracias y un abrazo enorme.

Garcibáñez dijo...

No hay sitio mejor donde naufragar/atracar que en el puerto o las aguas tormentosas de una mujer.

Rosa dijo...

Gracias por abrirme los ojos para poder leer tus versos, porque los echaba de menos corazón.

Seguiré esperando tus entradas poco a poco, pero cada día mas firmes.

Un besito

César Sempere dijo...

Poco pero bueno.

Saludos,

veronica dijo...

Pues no los cierres!. Amigo mirar es la mejor forma de descubrir y redescubrir lo que no se habìa descubierto...No cierres tus ojos y sigue recorriendo esa costa...Un beso Verónica la rebelde no tanto jajaja.

Marisa dijo...

Es el mar,
en la piel
en la mirada
azul y besos.

Un gran abrazo

Nelken Rot dijo...

Astuariano, llevas el mar dentro, aún con los ojos cerrados.

Te seguiré atenta.

Nelken

Esther dijo...

Si es polizón no es navegante,
en el amor como en la mar,
en el timón, el buen amarre,
y echar ancla antes de ahogar.

No importa que escribas poco, si lo que escribes es tan bonito como siempre.

Un beso.

Nines Díaz dijo...

Menos mal que tu ausencia no ha sido muy larga y nos abres de nuevo los caminos de tinta. Aquí te esperamos para poder seguir leyendo poemas como éste.

Un abrazo.

La Solateras dijo...

¿Qué mejor sitio para naufragar?

Ya lo ha dicho Marcelo en un poema el amor siempre es parte de un naufragio.

Espero que encuentres tu norte, Jesús.

Un abrazo

Manuel dijo...

Querido Jesús: uno debe distinguir entre su ser personal, íntimo, privado, y su ser público, universal.

Y tu poesía pertenece a este segundo rango. En definitiva, quiere decir que no la puedes guardar, que desde que escribes una línea, tienes la obligación de dárnosla.

¡Haber elegido muerte!.

Gran poema. Te diré un día algo que escribí por tí.

Sara dijo...

Serenidad y calma en estos momentos Jesús...son los mejores alíados en tiempos de tempestad.

Yo permaneceré con mis ojos bien abiertos, a cada aparición tuya en este rinconcito.

abrazotedecisivo

carmen jiménez dijo...

Antes naufragar que ver las olas monótonas a la orilla del mar sin probar su sal y su fuerza. Su olor, su agua de espuma insaciable...
Un saludo navegante!

Omar(enletrasarte) dijo...

Singular forma de mirar,
saludos para vos

Jesús Arroyo dijo...

Garcibañez:
No lo hay.
Abrazos.

Rosa:
Estoy aqui.
Un besito, guapa.

César:
Igualmente.

Verónica:
Seguiré.
Un besito "rebelde siempre"

Marisa:
Otro para ti, compañera.

Voz:
Forma parte de "mi costa".
BEsazo.

Hermanita:
Entre todos se está lanzando el salvavidas.
Un beso.

Nines:
Besitos para ti. ¿Ya te has apuntado a Bilbao?

Blasita:
MI norte está siempre al frente.
Un besazo.

Doc:
NO me seas cabroncete y dímelo ya. Gracias Manuel.

Sara:
¡Así será! Ya sabes que tengo que estar preparado para el año próximo.
Besitos y gracias por comprender.

Carmen:
Siempre han existido olas con fuerza suprema y luego calmachicha. Asi lo es todo.
Besos.

Omar:
Lo importante es ver.
Saludos.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Jesús:


"Ahogarme bajo el agua de tu norte" Genial, no, no navegues por aguas tan frías.

Espléndida capacidad de síntesis en todo el texto. Tiene un gran trasfondo.

Me gusta y mucho.

Besos,
Cris.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Jesús, estás en tu casa. Puedes hacer lo que quieras: viajar por el mar o navegar por tus costas apetecidas; pero por favor, no dejes de escribir poemas como este, ni sufras nunca.

Un abrazo con la camisa de rayas.

Alex

Jesús Arroyo dijo...

Cristina:
Gracias por este mensaje. Besos

Alejandro:
Sufrir, como otro sentimiento, va en el camino de la vida.
Un abrazo fuerte.