domingo, 16 de octubre de 2011

Espero


¡Es curioso!

la mar es espontánea, baila sola
y prefiere, dependiendo del viento,
danzar suave si es brisa
o romper su azul en este pecho de azabache.

En ambos casos, espero.

Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©



17 comentarios:

Garcibáñez dijo...

Lo que es más grande que uno viene a nosotros ¿o quizás sea mutuo? Buen destino, el mar.
Un abrazo.

Antonio del Camino dijo...

Breve y excelente poema (además, como decían los conceptistas: "lo bueno, si breve...") Por asociación, su lectura me ha llevado a la entrada que puse en mi blog el pasado 29/9, "Ante el mar", aunque el desenlace en ambos casos sea distinto.

Un abrazo.

Laura Caro dijo...

Nos pasamos la vida esperando y desesperando...
Un abrazo grandote, Jesús.

Manuel dijo...

Querido Jesús: desde este mar inmensamente azul de Ibiza, te leo con gusto, desde dentro de ese otro mar tuyo que rompe, que lo pones rompiendo con fuerza contra tu pecho-roca azabache.

Ojalá sea fuerte ese pecho, porque la mar nunca pierde en sus embates,

Un abrazo muy grande.

Esther dijo...

Quien nos enjendró solia decir:
"tiempo al tiempo"
Y yo digo, que aunque es negro el azabache, brilla.
Y al que sabe esperar, el tiempo le trae su brisa.

Besotes, poeta.

Mila Aumente dijo...

Esperar es desear. Yo espero siempre y, de vez, en cuando, encuentro ante mis ojos un poema tan bonito como este.

Felicidades, Jesús.

Un beso.

veronica dijo...

Esperamos amigo, tu en una orilla y yo en otra, viendo las olas romper y pensando...Besos Verónica.

Sara dijo...

Guauuuuuuuuuuu, que preciosidad....dicen que el que espera..."desespera" por si acaso espera lo justito ni más ni menos...cerca del mar encontrarás paz y sosiego.

Abrazotedecisivo y buena semanita que hoy comienza.

La Solateras dijo...

Unas hermosas imágenes, Jesús, tanto la de la mar danzando como la del pecho de roca.

Un abrazo

Omar(enletrasarte//masletrasarte) dijo...

El mar es vida y fuente de vida, ahh y también fuente inspiradora
Un abrazo

Nines Díaz dijo...

Romper su azul en un pecho de azabache es una imagen espléndida no solo de fuerza sino de color...

Un abrazo, Jesús.

Jesús Arroyo dijo...

Garcibañez:
El mejor en estos momentos.
Abrazo.

Antonio:
A ello me marcho. A leerte.
Un abrazo.

Laura:
Mientras vamos y venimos, no falta gente en el camino.
Besitos, guapa.

Doc:
Te las sabes todas, ladrón.
Un fuerte abrazo.

Hermanita:
Ya, ya, pero el que espera... desespera, aunque no es el caso.
Besitos.

Mila:
Gracias, guapa. En unos meses estoy por Bilbao.
Besitos

Verónica:
Nada, nada, habrá que navegar y encntrarnos en mar abierto.
Besos

Sara:
Eso es seguro.
Besos, guapísima.

Blasita:
Son las que están ahí.
Nos vemos pronto. Besitos.

Omar:
¡VIda!
Saludos.

Nines:
cambiamos el ritmo del poema, por el color. Perfecto.
Besitos.

Miguel de la T.P. dijo...

Es un auténtico placer pasear por tus letras que son de una riqueza exquisita.
Pones música a los sentimientos y me siento muy afortunado por haberte encontrado en este mágico mundo.

Mari Carmen Azkona dijo...

Querido Jesús, coincido con los compañeros, ese azul rompiendo contra el azabache le da una fuerza increíble a este bello poema...Hasta parece que se escucha el rugir del mar.

Besos y un fuerte abrazo.

Laura Olalla dijo...

Yo diría que más que curioso es prodigioso... Esa mirada absorta que nos reclama el mar en sus bailes.. la espera es el misterio.
Bellísimos versos, Jesús.
Abrazos...

Jesús Arroyo dijo...

MIguel:
LA fortuna es de los dos.
Abrazos

MCarmen:
Estoy seguro. Se escucha porque ambos colores son reales.
Besitos.

Laura:
Un placer tenerte por aqui.
Saludos.

M.C.A dijo...

Llevaba unas semanas sin poder leerte y hoy me he dado un buen homenaje poniéndome al día. Preciosas letras que acarician tu blog. Hermoso poema que me hace pensar y me provoca una sonrisa. Que gusto leer y pensar gracias a tí.