miércoles, 26 de septiembre de 2012

La bancamanda, los hombres de azul obedecen

 
 
Está nublándose Madrid,
la borrasca acude de toda España,
la inclemencia del tiempo
la han marcado grandes bancos en busca
de mendigos…
y ya lo están consiguiendo.

Ayer existió un golpe de tormenta
mientras hoy llueve
para limpiar la sangre del ciudadano
que por la voz vomitó sus derechos.

Si algún loco se desmanda
sin razones de protesta
golpéenle sin miramientos,
acudan en tropel sobre su espalda,
(como las ratas)
dóblensela entre unos pocos
porque no tiene derecho a extender su voz
solicitando lo que ustedes ya poseen,
una nómina
manchada por la sangre de sus iguales.
 
Jesús Arroyo
 
 

4 comentarios:

Sara dijo...

Sin comentarios Jesús...tú lo has dicho todo en tu hermoso poema.
Abrazotedecisivo

Amando Carabias María dijo...

Me uno a esta queja que pone voz a este desasosiego en que nos han metido.

María García Zambrano dijo...

MIra que es difícil escribir así, de lo de ahora, tan reciente, tan antiguo, tan doloroso. Valiente Jesús poeta. Poema que deberías dedicar a las ratas.
Besotes
maría

Rosa dijo...

Buen mensaje que se envuelve de poesía, pero a ambos se les ve el plumero. Imposible no identificarte en ese final tan duro tan bueno.

Buen trabajo corazón. Mil besos