viernes, 11 de enero de 2008

DE UNA LINDA ROSALEDA


De una linda rosaleda,
llena de sol y color,
nace un rosal, ya tardío,
con solo una rosa en flor.

Una vara solitaria
de sangre y furia brotó
y en lo alto de la rama
solo una rosa nació.

Era un tallo con espinas
de envidia y solo la flor
quería acercarse a otras…
otras de paz y calor.

Una vez fueron pinchadas
las flores de alrededor,
preguntaban si la rosa
se moría de rencor.

Rencor… ¿por ser menos bella?
rencor… ¿por tapada al sol?
rencor… tan solo por verse
de las otras… ¿menos flor?

De esta rosa solitaria,
sin un sí y sin un no,
por la envidia ensombrecida…
nunca de ella se habló.
.
= = =
.
Chechu Arroyo
copyright Chechu Arroyo ©

4 comentarios:

Miguel Schweiz dijo...

Jo, qué hermosa. Brota una tristeza especial, esa que sueles transmitir y que deja pensando en tanto...
La poesía es además preciosa.

Un fuerte abrazo Chechu

Shikilla dijo...

Superándote a tí mismo. Este poema es una maravilla, tiene la esencia de la Poesía. Sencillamente ¡precioso!, te felicito, transmites la soledad de la rosa de un modo que emociona.

Sandra Garrido dijo...

Podría decirse que esa rosa, o este poema, es toda una alegoría de una persona, pues así en muchas ocasiones nos vemos.... malas perspectivas, muros que debemos traspasar.

Un abrazo

Chechu Arroyo dijo...

Miguel, Shiki y Sandra:
¡Dios mio! me emocionan vuestras palabras. Fue la historia de una ersona. Tan real como este mensaje.
Gracias amigos.