lunes, 14 de enero de 2008

TOMA MI MANO

Dedicado a aquella mujer que me besó una tarde y yo repetí el beso...
.
Toma mi mano, por favor,
siente en ti mi corazón.

No digas nada al viento,
ni a las aves, ni a olas,
que no viaje este amor por ti,
que quede quieto,
calmado entre tú y yo,
esperando un imposible.

Huyo de ti porque sería el suicidio.
Que se me borre tu cara
y tu cuerpo se disipe como el humo.
En solo cuatro días te encontré,
en cuatro muertes tu añoranza.
Marcho hoy de ti, me ausento.

Toma mi mano, a lo lejos,
no digas nada.
= = =


Chechu Arroyo
copyright Chechu Arroyo ©

7 comentarios:

María Narro dijo...

¿hay que renunciar para que no se borre el amor?
da que pensar tu poema.

Besos.

Chechu Arroyo dijo...

Tal vez María, tal vez.

Malena dijo...

Gracias por visitarme, Chechu. Tus poesías calan hondo. Llevan mucha ternura. Volveré si me lo permites.

Un abrazo.

Chechu Arroyo dijo...

Malena:
Esto es tan tuyo como mío. Gracias.

Sandra Garrido dijo...

Da miedo entregarse sin miedo, sin duda, pero el amor sobretodo debe ser incondicional...

Un abrazo

Chechu Arroyo dijo...

Sandra:
El miedo es el que, a veces, hace que nos tiremos por esos precipicios prohibidos.
Besos.

Raquel dijo...

Esto es lo que siempre he querido escribir. Un poema titulado toma mi mano.

Precioso.

Un abrazo.