domingo, 9 de noviembre de 2008

DOS DE MAYO

A los que en 1808 dejaron su sangre en el suelo de Madrid luchando contra imperialismos.
Sus almas volaron libres.


Salieron lanceros, caballos siniestros,
galopes ruidosos por cascos de hierro,
jinetes sentados en tronos de cuero,
la paz renunciada por glorias... ¡mintieron!

Cuerpos desnudos corriendo salieron
tapando la calle a los fusileros,
escobas, modistas, palos y labriegos,
colorado de sangre Madrid y su suelo.

Dame, si me quieres, la faca de acero,
la manta que anoche tapo nuestros cuerpos.
Espérame moza, me iré con los nuestros,
Madrid no se rinde bajo el limpio cielo.


Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

13 comentarios:

Amanecer dijo...

A los que lucharon por los ideales, y los nuestros, merecen homenajes como este!

Siempre es grato, encontrar personas que recuerden a los caìdos, que tanto dieron por nosotros! Gracias Jesùs!

Besos y muchos màs.

Malena dijo...

Tantas y tantas personas anónimas que derramaron su sangre por recuperar su Patria, bien merecen este hermoso poema, Jesús.

Un beso.

Jesús Arroyo dijo...

Amanecer y Malena:
Luchar por lo que uno entiende como justo, por sus ideales, siempre puede estar justificado. Lo malo de todo esto es que siempre se lucha con violencia, derramando sangre de inocentes y esto... tiene sello de injustificable. ¿Cómo hacerlo?

Besos.

Allá dijo...

q bajón...
ríndanse...

Lucía dijo...

Qué bien has reflejado aquel tiempo en este bonito poema!!
Y es que sentirse libres siempre estará por encima de todo.
besazos miles.

gaia56 dijo...

Sacaste a la luz los anónimos personajes que lucharon a veces por sus ideales y otras veces porque fue el papel que les tocó vivir. Me trasportaste en el tiempo.
Un beso desde Asturias.

Sara dijo...

Dios mio!!!! cuanto hemos cambiado!!!!yo muchas veces ,me pregunto¿ si ahora, hasta los ideales nos los han destruido con tanto capitalismo barato, absurdo y engañoso?
Cuanto hicieron tantas gentes... para que ahora parezcamos haberlo olvidado todo.
Un abrazo poeta desde mi asturiano corazón.

SOL dijo...

Es obvio que no vivi tu historia ya que soy Argentina... pero solo se que la lucha por algunos ideales a veces es muy cruel dejando correr mares de sangre!!! Besos de lunes cielo!!! Es grato aprender... y aca... aprendo!!!

Noray dijo...

La libertad es quizás por lo único que perdería mi sangre.

¡Hermoso homenaje!

Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Lucía:
Es lo primero, en todos los sentidos.
Besos mil.

Gaia:
Al final, siempre resulta desastroso ¿verdad?
Un beso.

Sara:
Quedó atrás, como tantas otras luchas. Lo que no debemos hacer es olvidar, no por venganza, ni por fuerza, solo para no repetir, aunque aquel tema de 1808...
Besos.

Sol:
Argentina ha demostrado, en varias ocasiones, poner freno a manos de hierro, a tanta injusticia, con gentes en sus calles, con madres, abuelas, hermanas... Sobre esto, nadie os puede enseñar.
Un beso

Noray:
Siempre buscando el vuelo ¿verdad?
Un abrazo

Terly dijo...

Precioso poema, Jesús, como siempre.
No me gusta verter sangre, ni la mía ni la del enemigo, pero por defender valores, principios, familia, amigos, y hasta la tierra que me vió nacer,la vertería.
A todo esto yo le llamo patria y sí, defendería a mi patria.
Un abrazo, Jesús.

Monica Alvarez dijo...

Hola Chechu:
claro que sí.Madrid no se rinde así como así,ante la bota francesa.La resistencia española tuvo muchas víctimas.Lamentable para Uds.
Sin embargo,la invasión napoleónica a España favoreció el proceso independentista de Centro y Sud América,de ésta.Otro enfoque.
Así es la historia de los pueblos.
Saludos

Jesús Arroyo dijo...

Terly:
Defender es amar.
Un abrazo.

Mónica:
Así fue la historia. Tantas cosas tenemos que aprender...
Un beso y encantado de saludarte.