lunes, 2 de febrero de 2009

HUEVOS ESTRELLADOS


Receta de villa y corte
es la que asoma sin postre…
Nombro ya los componentes
para que copie el ponente…
Ocho patatas de a cuarto,
ocho huevos de hace un rato,
aceite de oliva virgen
y pizca de sal de origen.
Puesto todo en la encimera,
coger la sartén primera
y calentar el aceite.
¡Me relamo! ¡qué deleite!

Sin comenzar todavía,
la suegra ya me porfía…
porque grita “¡qué despiste!
la patata, alma triste,
pela y corta en panadera
es esa la acción primera”.
Con sumo gusto, querida,
contesta mi alma herida,
pues si no quieres orquesta
dale a tu suegra la cesta
para que no sea loro
y haga mutis por el foro.

En el arte de fritura
está el secreto de altura…
Ni muy frita, ni cocida,
aunque a la vista dorada
ha de salir la patata
A escurrir sobre una lata
para guardar el sobrante
de aceite sobre el estante,
que siendo plato barato,
el aceite cuesta un rato.
Emplatar dicha patata
en una fuente… ¿de plata?

Vamos a tocar los huevos…
los recogidos tan nuevos
y no mal interprete usted,
que los huevos son preñez
y alimento para el hombre,
no me vaya a pasar hambre
por ascos o veleidades,
que ya tenemos edades
para de gallinas reír…
pongamos huevos a freír
y una vez tengan puntilla
sacarlos cual fina astilla.

Como si fueran sombrero,
colocarlos con esmero
sobre las quietas patatas
y ahora, por la bravatas,
a terminar la faena.
Con sonrisa y sin pena
destrocemos los gametos
con el tenedor que meto
entre las dos suculencias,
final es esta ocurrencia
para tener preparados
estos huevos estrellados.

Antes de llegar mi suegra,
diremos última regla…
Ojito con las tensiones,
no lo digo por pasiones,
sino por enfermedad tal,
que si acompañamos de sal,
nos puede dar el perrengue
aunque se crea tal pringue…
que con una buena hogaza
terminaré la pitanza
y con un chato Madriles
me quito ya... los mandiles.


Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

10 comentarios:

Merce dijo...

Joeerrrrr, que yo quería empezar hoy mi régimen... y así no hay manera...

No hay nada en el mundo que me guste más que los huevos fritos con patatas, mojar las patatas en la yema... ay!!!

Lucía dijo...

Ayyy...casi la hora de comer. Esto no se hace!!.
La receta apuntada, que los huevos con "puntilla" me encantan, hogaza y chato Madriles...ufff:D
Besazos mil.

Terly dijo...

Jo, Jesús, para haber estrellado los huevos te han salido muy bien.
Versos muy simpaticos y que si se siguen al pie de la letra (y la músicas) puesden salir de miedo.
Aqui, a esos huevos los llaman "cabreados" porque le ponen una salsa picante y están de "para comerselos"
Un abrazo.

Vivi Crespo dijo...

Que bueno los huevos !!!!
qué bien la solución con la suegra
te seguiré leyendo

Shikilla dijo...

Esa imagen de la gallina de incógnito que imagino presiente el estrellado de sus huevos, me conmueve, pero más me conmueve y hace que salten lágrimas de mis ojos el pensar en esos huevos con puntilla fritos en el oro del aceite, acompañados con sus patatas, pan y vino...¡¡lloro!! porque estoy a régimen para rebajar lo que he ganado de peso desde que abandoné el tabaco.

Aún así, gracias por hacernos soñar.

Jesús Arroyo dijo...

Merce:
También es uno de mis preferidos.
Para comer y empiezas por la noche. Es una manera de empezar en ese "hoy".
Besos.

Lucía:
Esta receta se lee tras una comia copiosa. Es lo más seguro.
Besos mil.

Terly:
Habrá que ponerles esa salsita. Ya te diré.
Abrazos.

Vivi:
Gracias por la visita. ¡Ojo! con el tema suegra.
Saludos.

Shikilla:
Te digo lo mismo que a Lucía. Se lee después de comer un corderazo y no pasa nada.
Besazos.

SOL dijo...

Que buena manera de comenzar el día!!!
Una receta en forma de versito!!!
Jesús y con lo que me gustan los huevos revueltos... aca sobre unas papas... en Bs As sobre una buena milanesa!!!
Ja... me dió apetito!!!
Besotes cielin!!!
Que esten bien y ojo con tanto huevo!!!

Jesús Arroyo dijo...

Sol:
Nada, nada, una pastillita para controlar el colesterol y a volar.
Besos.

Tesa dijo...

Por lo que más quiera, Jesús, que esta receta es una tentación y encima en verso, que mañana para comer me salto mi dieta y cambiaré el Madriles por un Ribera de Duero, con la venia del poeta.

Delicioso en todos los sentidos.

Ah, te contesté en mi blog a lo de los espejos naturales.

Un abrazo,

Jesús Arroyo dijo...

Tesa:
Lo he visto, lo he visto hace un ratito. Efectivamente cada charco dice ependiendo de los ángulos...
Referente a tu dieta... "un dia es un día y seis media docena". El vino... ponle el que quieras, la verdad es que, cualquier tinto (rico) acompaña. Yo prefiero el Ribera, pero... habá que fomentar el vino de Madrid, tan desconocido aún.
Un beso.