jueves, 12 de enero de 2012

Irrevocable

del poemario inédito "Ropa de Cama"

La decisión es irrevocable,
tu dulzura se fue ayer
y hoy me queda la esperanza.

Los astros me han alumbrado en esta noche;
venían con dos hielos,
          en vaso largo.


Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©

16 comentarios:

Nines Díaz dijo...

Maravilloso, Jesús.

La esperanza se contiene en vaso largo.

Un fuerte abrazo.

Paloma Corrales dijo...

Arroyito, qué triste suena esta brevedad a pesar de esa esperanza...

Besos, muchos.

Fernando dijo...

Bueno, Jesús, los momentos breves son los mejores, sobre todo con vaso de ginebra y sos hielos. Un abrazo.

Manuel dijo...

¿Con dos de hielo, Jesús?... Vale, aunque ese sello es mío, te lo presto. Al fin y al cabo, lo mio es el vaso bajo... A cada cual lo suyo.

Ya sabes que tu botella está reservada.

Y Otros Paisajes.. dijo...

Salud!!!
maravilloso!

Marisa dijo...

Que nunca falte la esperanza Jesús
aunque haya que beberla a sorbos
muy pequeños.

Un gran abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

Tu esperanza me suena a algo madurado lentamente, como un buen amigo o una buena historia. Qué más se puede pedir a un comienzo de año.

Un saludo.

Jesús Arroyo dijo...

Nines:
Se vive.
Un beso.

Corrales:
Es cuestión de vivir todo, hasta la tristeza.
Un besito.

Fernando:
Pleno, Fernando.
Un fuerte abrazo.

Manuel:
Si el sello es tuyo, te devolveré la humedad con la que se ha pegado, pero... ¿te refieres a que el Ballantines siempre es con dos hielos o que soy un ladronzuelo de versos?
Cachiiiisssssss.

Paisajes:
Eso importa, eso. La salud.
Saludos.

Marisa:
El sorbito pequeño es tan importante como el alimentar a la vida.
Besos.

José Antonio:
Así es, así será.
Un abrazo.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Jesús:

Vaya! Qué bonito. Cuánto transmites en pocas palabras.

Enhorabuena amigo.

Recibe mi estima,
Cris.

María García Zambrano dijo...

Y hoy me queda la esperanza, sí señor! Me gusta.
besos
maría

Sara dijo...

Qué desaparecido estás Jesús.¿Estás bien?
Te dejo mi abrazotedecisivo irrevocable

Jesús Arroyo dijo...

Manuel:
Despiste el mío... Ya sé, ya sé que no te referías a "ladrocinio" de versos y que los dos hielos es cosecha de tus palabras...
Un abrazo, querido Doc.

Cris:
La mía para ti.
Un beso.

María:
Pues nada, nada, si te gusta ese verso... te lo regalo.
Un besito, compi.

Sara:
Sí, pelín desaparecido, pero de nuevo aquí, poniéndome pesado con el blog.
Un besazo y... este otoño estaré en Asturias, si todo sale como deseo.

Mila Aumente dijo...

A mí lo de los dos hielos me mosquea mucho... ¡Buenísimo, Jesús!

Um abrazo grande.

Elvira Daudet dijo...

Querido Jesús:

Te deseo que el trago sea largo y placentero; sobre todo que no te deje una amarga resaca.

A ver si hablamos finalmente, de tú a tú y sólo con el corazón en medio, como antes.

Mi mejor abrazo (que ahora estás de achuchar).
Elvira

Esther dijo...

En paladar, el sorbo a sorbo,
endulza amargo del mal trago.

Besote de brindis.

Jesús Arroyo dijo...

Mila:
Por qué???
Un beso.

Maga:
¡Así será! Tengo propuestas que hacerte.
Un besito.

Esther:
Besote de brindis.