viernes, 6 de enero de 2012

Madrid-Río es blanco


Dedicado al popular Alberto Ruiz-Gallardón




El semáforo se encendía con el color de la vergüenza
cuando paseaba su negra y agrietada mano entre las ventanillas.
Un vaso sin culo como platillo
y muchas noches bajo el puente de Toledo.

Ahora, el río se ha llenado de ciclistas y patinadores,
en su ridícula playa, mentiras sin casa en la costa.
Los patos son de otra clase social,
no se mueren por hambres ajenas.

Él debería seguir con su vaso por la calzada de Pirámides,
nadie sabe donde duerme ahora
ni si se ha vuelto vegetariano.

Ayer, los jardineros que fertilizan el nombre de Concha Piquer*
anunciaban que en un rincón del blanco cementerio
una lápida no tiene nombre.
Jesús Arroyo
copyright Jesús Arroyo ©


*En la Glorieta de Pirámides (Madrid) hay un pequeño parque con su nombre.

9 comentarios:

Fernando dijo...

Jes´ssus, poeta, poetísimo: Vaya serie de poemas has escrito. Tendré que leerlos despacio y disfrutar. La verdad es que yo tampoco sé a qué mástil encaramarme, sobre todo cuando me doy cuenta de que, de lo que hablamos en nuestra vida es sólo de sombras, sombras, sombras. Unas nos parecen auténticas una noche y, a la siguiente o al final de la misma noche, nos damos cuenta de que irreales,no tienen valor.
Me vas a hacer meditar hoy también, ¡canalla! Un fuerte abrazo ab imo pectore

Shikilla dijo...

Jesús, a nosotros, los que te seguimos hace tanto tiempo, los Reyes nos dejaron un regalo inigualable, un regalo que tú mismo moldeas y envuelves: tus poemas.

Besos y sigue en tu labor, porque también el arte es la labor del que es tocado con el ala de las musas.

carmen jiménez dijo...

¡Qué bueno Jesús! Estos son los que me gustan. Los que enganchan pudiendo ver el río convertido en asfalto y los mendigos convertidos en humo ascendiendo por el nombre de Concha Piquer mientras nadie puede leer el suyo en la niebla.
Un abrazo.
Por aquí el parque sigue igual.

Rosa dijo...

Bonito poema corazón y aún más lo que nos hace sentir, a pesar de la tristeza.

Las imágenes son muy buenas. Espero que alguna vez haya un parque con tu nombre que alerte a aquellos que intenten jugar con hambre ajena.

Un abrazo y un beso, que hoy me siento generosa

Manuel dijo...

Querido Jesús: este poema debiera llevar la música de "Benito" (J.M. Serrat).

No hay mejor semblanza de la ignominia que la que tú pintas en él. Pero no la que cubre a tu ocupante de la lápida sin nombre, si no la de los "populares" y los menos "populares" que la generan.

Necesitamos muchos "Jesuses" en nuestro firmamento para que el sol siga saliendo cada mañana.

Jesús Arroyo dijo...

Fernando:
¿No es la poesía para eso, para meditar, al menos, sobre un verso? A mí, querido amigo, es a lo que me tienes acostumbrado.
Abrazo fuerte.

Jesús Arroyo dijo...

Shikilla:
Me vas a sacar los colores... UN besito, guapa.

Carmen:
¡Tranquila! Ahora los parques tienen las hojas por el suelo, pero en un par de ratos brotarán de nuevo y piensa, que desde el suelo, fertilizan la tierra.
Un beso.

Rosa:
NO, por Dios!!! un parque con mi nombre no. Pasear con los amigos por un parque... desde ahora mismo.
Un besazo.

Manuel:
LO que necesitamos es mucha alma como la tuya, querido Doc. A mi, de momento, déjame en la tierra.
Abrazotes.

Juanjo Almeda dijo...

Estoy de acuerdo con el poeta y amigo Fernando: vaya serie de poemas has escrito. Te deseo buen año.
Abrazos

Jesús Arroyo dijo...

Juanjo:
Igual para ti, POETA.